•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El declararse culpable del delito de aprovechamiento indebido del servicio telefónico no le valió de mucho a Alejandro Solórzano Rojas, quien esperaba recibir a lo inmediato el beneficio de suspensión de ejecución de la sentencia.

La intención de Solórzano de pasar la festividad de la Purísima en su casa quedó al descubierto, porque inmediatamente después que se declaró culpable, la defensora pública Regina Thompson solicitó la suspensión de ejecución de la sentencia.

El juez suplente Primero Local Penal de la capital, Jeancarlos Fernández, ratificó  la prisión preventiva para Solórzano y  anunció que será en la sentencia condenatoria donde se pronunciará sobre tal petición.

El judicial dio a conocer que la sentencia condenatoria será leída el próximo 15 de diciembre a las 12 del mediodía.

Debate de pena

En la audiencia de debate de pena el fiscal auxiliar, Roberto Rocha, pidió que Solórzano sea castigado con 18 meses de prisión. Mientras que la defensora pública Regina Thompson pidió “una pena atenuada”, es decir, seis meses de cárcel.

El uso indebido de servicios básicos (en este caso de telecomunicaciones) es sancionado con pena que va de uno a tres años de prisión, más una sanción económica que oscila entre los 100 y 300 días de multa, tomando como referencia el equivalente a un día del salario mínimo del sector industrial.

Solórzano fue capturado el pasado 17 de noviembre después que la Policía le desmanteló un telepuerto que el reo confeso tenía en un apartamento que alquilaba en la colonia Centroamérica.

Para el funcionamiento del telepuerto, Solórzano instaló un sistema para desviar llamadas telefónicas internacionales y convertirlas en nacionales, causando un perjuicio económico de 10,153 dólares a la empresa de telefonía celular Movistar.