•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El barrio se ve totalmente diferente, dicen los pobladores del Rubén Darío, cuyas calles fueron totalmente reparadas con asfalto. Además, el sistema de drenaje aumentó en grosor para evitar las inundaciones invernales que antes se daban continuamente en la zona. 

“Está bonito. Se  nota la diferencia si recordamos las viejas calles totalmente destrozadas que teníamos”, señaló Fredy Ramón Paniagua Reyes, que habita del parque Candelaria 1 cuadra al oeste y una al norte.

Destacó que en 15 años de habitar allí, nunca había visto interés por parte de la municipalidad en el barrio.

“Hicieron el trabajo completo. Las calles, andenes, los tragantes y la tubería los cambiaron”, comentó Paniagua, quien estaba en la acera de la calle almorzando.

Por su parte, Juana Paniagua Berríos indicó que pasaron meses tragando polvo por los movimientos de tierra para la instalación de nuevas tuberías, sin embargo, por fin se terminó ese problema. 

Para Elvira Concepción López, el beneficio llegó con el desarrollo del proyecto turístico del Paseo Xolotlán, ya que las seis calles del barrio fueron renovadas.

“Incluso, le pusieron tragantes con tubos metálicos en la entrada de las calles para que cuando llueva no se inunde, porque  aquí era horrible. Aunque este año no se ha visto una lluvia fuerte para probar qué tan bien quedó la obra”, alegó López.

Ella recordó como una casa estuvo a punto de colapsar cuando iniciaron los trabajos de cambio de tuberías en junio del 2015.

La renovación de la capa asfáltica y el recubrimiento se hizo sobre las seis calles que van de sur a norte y las laterales. 

Se construyeron andenes nuevos desde el parqueo del Palacio de la Cultura, pasando por el barrio Rubén Darío, hasta la colonia Dambach, además se instaló un cerco de malla ciclón que separa al barrio con el Paseo Xolotlán, cuya etapa IV, según anunció el gobierno central, será inaugurado en las próximas semanas de diciembre.