•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Manuel González cumplirá 60 años en marzo del 2017, a pesar de su incapacidad a causa de un derrame cerebral todavía se sube a los buses de Managua. Sin embargo, no sabe que tiene derecho de usar este servicio público de manera gratuita.  

Según el artículo 7 de la Ley 720, Ley del Adulto Mayor,  las personas  de 60 años a más y que son pensionados por el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS),  tienen derecho a no pagar el servicio de transporte público urbano.  

Como Manuel González hay muchos pensionados que no saben o no hacen uso de ese derecho. Porfirio García, presidente de la Unidad Nacional del Adulto Mayor (UNAM), manifestó que dentro de los objetivos del próximo año, está impulsar que se cumpla la Ley del Adulto Mayor para que todos gocen de los beneficios que contiene. “La ley fue aprobada y reglamentada en el 2010, es necesario que se comience a aplicar”, dijo.    

Lea: Los desafíos de las TUC, dos años después

Sobre el privilegio de no pagar el pasaje en los buses urbanos, García precisó que hasta ahora se habían enfocado en la lucha por la pensión reducida y las cotizaciones, “descuidando las explicaciones sobre este tipo de beneficios”, indicó el presidente de UNAM.   

Rosa Barberena, de 70 años, se preocupa por recargar su tarjeta TUC y dijo que nunca un conductor le ha comentado nada sobre su beneficio. Ella también reconoció que  le faltó interés por saber cuáles son sus beneficios como una adulta mayor pensionada. 

Juan Reyes, presidente de la cooperativa de transporte de Managua Parrales-Vallejos, que administra las rutas 116, 117, 118, 105 y 103, aseguró que en ninguna de esas unidades de transporte se les cobra el pasaje a los adultos mayores. “Nosotros ponemos al tanto a los conductores. Cada seis meses reciben seminario”, precisó  Reyes. 

El presidente de la Parrales-Vallejos sostuvo que cumplen con ese beneficio para los adultos mayores pensionados y que tampoco cobran el pasaje a los miembros de la Policía Nacional. 

Por su parte, José Altamirano, presidente de la cooperativa Ricardo Morales Avilés, propietario de las rutas 266 y 159, expresó que la ley no se cumple al 100 por ciento “porque para saber si una persona tiene más de 60 y si es pensionada, debe presentar identificación y muy pocas veces pasa”, mencionó. 

Altamirano indicó que en el caso de los policías es más fácil porque el uniforme los identifica, por lo que cree que los pensionados también debería de identificarse. 

El artículo 7 de la Ley 720, en el que se indican los beneficios del adulto mayor, se dice que estos tendrán un descuento no menor del 30% del valor del pasaje de transporte interurbano, aéreo o marítimo.

También: La modernidad del TUC está lejos de correr por las calles de Managua