•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre el 22 de diciembre y el mediodía del 23 se calcula que unas 22,000 personas salieron de Managua desde la terminal Rigoberto Cabezas, del mercado Mayoreo, aseguró Juan Antonio Rodríguez, inspector del Ministerios de Transporte e Infraestructura (MTI), a cargo de este puerto de autobuses.   

Una gran cantidad de personas se volcó a la terminal desde tempranas horas del día de ayer. Hoy los transportistas esperan otra masiva visita de viajeros que van hacia el norte y el Caribe del país. 

El día de ayer se apreciaba la falta de buses y muchas personas que aseguraban estar aproximadamente una hora en espera. De igual manera, hubo usuarios que denunciaron incremento en la tarifa de los pasajes.  

Rodríguez, inspector del MTI,  manifestó que hasta el mediodía del 23 de diciembre no habían recibido ninguna denuncia sobre el aumento en el costo del pasaje, sin embargo, sí se han presentado quejas por maltratos en las rutas de Condega y La Cruz del Río Grande. “Los pasajeros nos decían que le subieron al pasaje, lo que sucede es que los transportistas en temporada baja no cobran el precio que es por la poca demanda, en cambio para esta temporada sí aplican la tarifa”, explicó Rodríguez. 

Azucena García viene desde Costa Rica para pasarla con su familia en Somoto, aseguró que llevaba una hora en espera del bus que la llevaría. “Están tardados y llenos”, manifestó García, quien se quejó de la atención que le dieron los vendedores de boletos de una de las cooperativas de transporte del Mayoreo. “Le pregunté a uno de boletería a qué hora salía el bus, pero más bien me dijo que le preguntara a los buseros”, enfatizó. 

Más: Sur y Oriente: Odisea a las puertas de Managua

Unidades de refuerzos se necesitaron para las rutas de Ocotal, Somoto y Jalapa, que hasta el momento son las que reportan más salidas, precisó el inspector del MTI. 

Expresos llenos 

Los transportistas de la terminal mencionaron que la gente prefiere irse en los buses expresos, lo que ocasiona la saturación de los mismos.  Wilmer Narváez, uno de los buseros consultados, dijo que las unidades ordinarias salen vacías, y a causa de eso hay expresos que llevan a la gente de pie. 

“La gente quiere llegar ya, pero el tiempo de diferencia que los ruteados llevan de los expresos solo es de 20 minutos”, explicó Narváez.