• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Largas filas para entrar, pocas sillas, decenas de niños chapoteando y adultos ingresando a áreas exclusivas para pequeños de hasta 12 años son parte de la actividad que actualmente registra el recién inaugurado parque acuático, en el Paseo Xolotlán.

El nuevo centro de atracciones que la municipalidad abrió desde el pasado domingo, se ha visto totalmente abarrotado desde su apertura y no descansa ni los fines de semana.

En una visita de El Nuevo Diario al lugar se observó la fuerte afluencia, incluso en horas de la noche, donde lo fresco del clima no impide a la niñez ni a adultos, estar bajo los chorros de agua y lanzarse por los altos toboganes.

Hay momentos en que la fila de ingreso, que comienza en la taquilla, se extiende hasta la parte trasera de lugar. Para ingresar al paseo Xolotlán primero se debe pagar cinco córdobas y otros 30 para entrar al parque acuático.

Por dicho pago la niñez tiene acceso a toda la infraestructura, sin límite de tiempo. En el caso de los adultos, se supone que están limitados a la zona de mesas y sillas, desde donde pueden observar a sus hijos, sin embargo, muchos acompañan a sus hijos en el área infantil e igualmente se bañan.

Precaución

Amanda Alfaro, señala que ella no puede dejar a su niña sola porque tiene cinco años y teme que alguno de los niños mayores pueda golpearla o caerse. Ante esto optó por quitarse los zapatos y subirse el ruedo de la licra que andaba puesta para estar cerca de su pequeña.

“Parece que hay un área para los niños chiquitos, que es donde está el barco y hay resbaladeros, pero no hay algo que retenga a los más grandes, o algo que evite que los más chiquitos entren al punto donde corren y brincan los grandecitos”, señaló Alfaro.

Según los vigilantes del centro de recreación, ellos no pueden impedir el ingreso de personas al área infantil porque cuidan a sus pequeños, y a la vez se meten a bañarse. Sin embargo sí evitan que los adultos utilicen el tobogán o se suban a otras atracciones como los cofres y el barco debido a que pueden romperlos.

Restricciones

Un vigilante expresó que no se vende bebidas alcohólicas, ni se permite la entrada a personas en estado de ebriedad, igualmente comentó que está especificado que solo se debe usar traje de baño, pero casi todos se meten con ropa de algodón.

El parque consta de vestidores, dos áreas de comidas, área de duchas, tres toboganes para niños entre los 4 años a los 12 años, además de dos resbaladeros para niños de cuatro a menos, uno de estos dispuesto en el barco pirata hecho de fibra de vidrio.