• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Desde las 6:00 de la mañana de ayer, los habitantes de la mayoría de los barrios de los distritos I y II, que reciben el servicio de agua potable proveniente de la laguna de Asososca, se quedaron esperando. El líquido que siempre había llegado, esta vez no lo hizo.

Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, informó el pasado jueves que en la laguna de Asososca se estaba presentando un fenómeno denominado "volteo térmico".

Murillo detalló que de agravarse la situación se afectaría con la suspensión del líquido a 50 barrios de los distritos I y II de Managua. Desde entonces los pobladores de esta zona se quedaron con temor a ser perjudicados. Su temor se volvió real.

Una de estas pobladoras fue Juana Arteaga, quien a sus 70 años tiene una pequeña venta de comida en el barrio Altagracia. El negocio tuvo que cerrar ayer debido a que desde el amanecer no había agua para preparar el alimento.

“Ni siquiera teníamos para bañarnos”, lamentó.

“Ahora ya mandé a buscar agua a la estación que tiene la Alcaldía (de Managua). Vamos a ver si no nos cobran”, asegura Arteaga, quien también se pregunta cuándo volverá el agua a su casa.

A poca distancia, en el barrio Batahola Sur, Carina López, expresó que no pudo ir a trabajar porque no tenía agua para bañarse ni para hacer la comida ni para limpiar su casa. “A mí me da miedo que pasemos así en este cierre e inicio de año. Las autoridades deben resolver esta situación lo más pronto posible”, demandó López.

Lea además: Managua y sus cinco lagunas en peligro

En un recorrido realizado por El Nuevo Diario en los barrios que son abastecidos por el agua potable que fluye de la laguna de Asososca, se constató que las personas salían con baldes y termos a buscar el agua para su consumo.

En Linda Vista, José Esteban Gutiérrez, de 41 años, manifestó que “el agua se fue desde la mañana. Creo que se le debería de brindar más atención a la laguna, porque de ahí proviene el agua que utilizamos para todo en la casa. En los últimos días ya el agua estaba saliendo con un color extraño y un olor raro”. Rosario Murillo, informó ayer que el fenómeno presentó mejores condiciones en horas de la mañana. Por lo cual había la posibilidad de que se reanudara el servicio de agua potable donde se tuvo que interrumpir.

De interés: Expertos lanzan SOS por las lagunas