•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pozo que resurgió de la tierra luego de ser soterrado para dar cabida a la ampliación de la pista Larreynaga se ha vuelto un riesgo para las personas.

El pozo tiene seis metros de circunferencia y 20 metros de profundidad, señala Antonio Dávila, vecino del sector.

El hueco está ubicado a pocos metros de la salida de Ciudad Belén, por la pista Larreynaga.

Dávila indicó que era parte de una propiedad y servía para el riego de un vivero privado, sin embargo, con el proyecto municipal de la ampliación de la pista, esta parte del terreno fue indemnizado y la boca del pozo quedó propiamente al centro de las dos vías de la pista.

“Donde está el hoyo se supone será un área verde, pero aquí pasa mucha gente y cualquiera podría caerse.  Para mí es muy peligroso", indicó Dávila. Agregó que los responsables de la obra taparon el hueco solo con tierra, sin contar que era un pozo vivo y por la parte de abajo continuaba la vertiente, que socavó la tierra en la parte superior y terminó hundiéndose.

Actualmente fue tapado con piedras, ramas y otros desperdicios, y aun así el fondo tiene al menos metro y medio por debajo de la superficie de la vía.

“Dicen que van a taparlo aunque no se sabe cómo. Lo que deben hacer es ponerle una tapa de concreto y sellarla. Así sería más seguro”, comentó Dávila.

El proyecto de ampliación de la pista inició en agosto del 2015.

Su prolongación conectará al mercado de Mayoreo con Ciudad Belén, Sabana Grande y las pistas alternas hacia carretera a Masaya.

La pista, que tiene una extensión de 3.87 kilómetros, es construida a un costo de 119 millones de córdobas.

Según las proyecciones del Gobierno central, se anunció que el proyecto deberá estar finalizado en abril de este año.

Esto permitirá la conexión de Ciudad Belén con el mercado de Mayoreo.