• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Los actuales parques tienen áreas deportivas, juegos infantiles y algunos hasta pistas para correr, sin embargo, uno de sus mayores atractivos ahora es la conexión inalámbrica a internet a través del wifi.

“Yo voy al parque con mis hijos de 10 y 12 años, ellos tienen sus dispositivos. Lo que ven son videos y bajan juegos y hasta que se les termina la batería se van a jugar”, nos señala el ingeniero Carlos Leal, coordinador de la carrera de Ingeniería en Redes y Telecomunicaciones de la Universidad Centroamericana (UCA).

Lea: El wifi nuestro de cada día

El ingeniero Leal indicó que ahora buena parte de la niñez, pero en especial los adolescentes y muchos adultos, van a los parques por el atractivo de la conexión inalámbrica gratuita.

“Hay gente que miro en una banca con su teléfono a las cuatro de la tarde, y cuando paso de regreso, dos horas después, continúan conectados. Los visitantes utilizan el wifi de los parques para diversos tipos de actividades, desde conectarse al Facebook, Twiter, Instagram y otras plataformas para comunicarse con amigos y familiares dentro y fuera del país, hasta para hacer tareas y para cosas de trabajo”, explica Leal.

Martha Calero, de 18 años, y sus dos sobrinos adolescentes son parte de los usuarios de los parques wifi. Ellos frecuentan el centro deportivo de Batahola Sur. Sin embargo, ella, sus familiares adolescentes y otras personas se conectan al sistema desde la cuneta de los alrededores.

“Pues yo vengo como dos o tres veces a la semana y a veces puedo pasar hasta dos horas conectada. Hoy vine porque tuve libre y como trabajo en una fotocopiadora, me mandaron un material”, alegó Calero.

Kenel Hodgson, originario de Laguna de Perlas, quien pasa sus vacaciones en Managua, comentó que la señal llega hasta su casa, porque está frente al parque, pero le gusta salir un momento a la calle para conectarse.

“Uso la conexión para cosas personales, pero también me conecto para hacer tareas e investigar”, dijo Hodgson, quien consideró importante esta herramienta.

Emir Delgado, de 73 años, dijo que él no tiene Facebook ni le llama la atención eso de conectarse, pero sus hijos lo hacen todo el tiempo en el parque de la colonia Máximo Jeréz.

“Son tigres con esos teléfonos. Está bueno que la gente tenga esa oportunidad en los parques, pues hay mucha gente que no tiene reales para comprar la conexión”, dijo Delgado, señalando que antes los parques eran para vagancias y eran puntos de encuentro para los enamorados y ahora son para chatear.

Para el ingeniero Leal, el wifi es importante para reducir la brecha digital entre los diferentes estratos sociales y que sea accesible a todos, sin embargo, en los parques también se deberían organizar grupos para enseñar a los adolescentes cómo maximizar el uso de esta herramienta, cómo hacer búsquedas y reconocer los lugares seguros e identificar sitios no confiables.