•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A partir de las próximas semanas se comenzará a excavar en las dos fosas de las Huellas de Acahualinca para unirlas y restablecer el evento histórico ocurrido hace más de 6 mil años, aseguró el director del área de patrimonio cultural de la Alcaldía de Managua, Clemente Guido.

El funcionario indicó que esta es una primera etapa de las labores que se harán para restaurar el museo y modernizarlo en su totalidad.

“Esperamos para abril haber terminado las obras entre las dos fosas. Lo que se pretende es darle unidad a las Huellas de Acahualinca cuyas fosas fueron excavadas en momentos diferentes, pero no significan dos grupos (de huellas) diferentes. Son un mismo grupo y por tanto hay que abrir el sendero total. Eso nos permitirá un nuevo museo integrado”, dijo Guido.

El director de patrimonio cultural dijo que esto es parte de la remodelación y modernización total del museo, y la intención es hacer de Acahualinca el mejor museo de este tipo a nivel centroamericano.

“Me atrevo a decir que será el mejor que tendrá Centroamérica en museos de esta naturaleza. Se está trabajando un diseño con la municipalidad capitalina. Es absolutamente moderno tecnológicamente hablando, además de interactivo.

Hay otras personas que nos están apoyando con el tema de reproducir las huellas para que los visitantes puedan jugar con estas sin problema”, dijo Guido, agregando que una universidad de Estados Unidos está prestando su apoyo para esto.

Indicó que la idea es lograr que el joven que visite el museo se sienta con mayor compromiso con el sitio, además de buscar que las pisadas tomen vida propia, porque son las pisadas de 15 personas, nuestros antepasados que transitaron en la antigüedad en un momento determinado y eso es lo que quedó plasmado en la tierra.

“Lo que viene es único, pero todo a su momento. Todo este verano se aprovechará para unir las fosas, como un primer momento. El segundo momento será iniciar las labores de modernización de la estructura y será por etapas”, dijo Guido.

Otro de los aspectos de la modernización del museo son los nuevos estudios de datación de las huellas, a cargo de Héctor Neff, profesor de la Universidad Estatal de California, en Long Beach.

Según el especialista, los estudios confirmaron otras dataciones, entre estas la de 2009 que daba una antigüedad de 2100 años, sin embargo esta se hizo con material que había sido expuesto a altas temperaturas, lo que hace que el material pierda sus propiedades, por lo cual no es la muestra más idónea para la datación por el enorme margen de error que este crea. Por otra parte, también está la datación de Alan L. Bryan en 1973, que determinó su antigüedad en un margen de 6,000 a 8,000 años. Un estudio que se realizó con el material bajo las huellas y tenía sus propiedades intactas, lo que representa un margen de error menor.

Neff indicó que por eso consideran más adecuada la datación de 1973, sin embargo se necesitan aún más estudios para ser más acertados en la fecha del evento.

Las Huellas de Acahualinca fueron  descubiertas por el médico norteamericano residente, Earl Flint en 1878.