•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua (Aproquen) finalizó la campaña “Mi día Aproquen” ayer en la Unidad de Quemados en el hospital Metropolitano Vivian Pellas. 

Héctor Gaitán, director de donaciones de Aproquen, manifestó que Mi día Aproquen fue una iniciativa en la que colaboradores de diferentes empresas privadas donaron mediodía o un día de sus vacaciones con el objetivo de apoyar con material de atención o dinero a la sala de quemados. Esta campaña se realizó de octubre a noviembre del 2016, dijo Gaitán, quien precisó que todavía falta contabilizar más colaboraciones.    

Vivian Pellas, directora y fundadora de Aproquen, dijo que anualmente se atiende alrededor de 800 niños y que unas 17 empresas se sumaron a la campaña Mí día Aproquen, entre ellas el Hospital Metropolitano Vivian Pellas, American Nicaraguan Foundation (ANF), Ser San Antonio, entre otras.  Pellas manifestó que esta actividad se realiza por segundo año consecutivo y espera que más se sumen a la causa. “Todos los años también atendemos a la niñez con paladar hendido. Cada día vienen más pacientes y  los costos son mayores, la unidad tiene más de 11 años y los equipos hay que ponerlos al día”, declaró Pellas.  Mario Pérez, director médico de la Unidad de Quemados, reveló en que en 25 años de existencia esta organización ha ofrecido más de medio millón de servicios de salud totalmente gratis. “Aproquen atiende a niños con paladar hendido y quemaduras. Comenzamos hace 25 años en el hospital Fernando Vélez Paiz, ahora tenemos 11 años en el hospital Metropolitano”, sostuvo Pérez.  

David Matamoros es un niño de 3 años que en el 2014 fue operado por labio leporino. Su mamá Griselda Membreño afirmó que en Aproquen su bebé recibió atención de inmediato y que 6 meses después fue a cirugía.