•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En los próximos dos años se deberán instalar al menos 50 semáforos inteligentes, que durante un apagón puedan funcionar entre 30 y 45 minutos, según el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno.

Según el plan maestro de desarrollo urbano de Managua, se debe trabajar más en la red semafóros y la gestión de tráfico.

ALEJANDRO SÁNCHEZ / ENDSegún el Plan de Inversión Anual (PIA) de la Alcaldía de Managua, en 2014 se invirtieron C$15 millones en la primera etapa y en 2015 fueron C$5.2 millones, para 52 intersecciones, de las 155 existentes. El faltante de instalaciones son 103 intersecciones.

“Para los próximos tres años deberíamos por lo menos conectar otras 50 intersecciones, a pesar del mantenimiento que se haga. Estos no son varitas mágicas, son solo semáforos que ayudan a gestionar mejor el tráfico”, alegó Moreno.

Explicó que actualmente su impacto se reduce por no tener una interconexión, pero si se logra interconectar toda la red de semáforos de Managua se podrá tener un mejor efecto.

Sin embargo, el funcionario indicó que todo esto es relativo. Si la ciudad sigue creciendo en un 10% de vehículos por año, todo lo que haga la municipalidad no hará que el tráfico mejore sustancialmente.

Por otra parte, el secretario municipal dijo que el apagón del 9 de noviembre fue uno de los temas que validó más el esfuerzo de los semáforos inteligentes. En los dos momentos, en las 52 intersecciones hay más de 250 aparatos y de estos solo fallaron cuatro, considerando que más de un 98% funcionaron bien.

Esto lo dijo Moreno, a pesar de las críticas que en su momento recibió el sistema durante el corte de energía, que en Managua duró aproximadamente cinco horas.

En casos de corte de suministro de energía comercial, los aparatos tienen baterías que deben funcionar entre 30 a 45 minutos de promedio, por lo que después del tiempo de capacidad de carga comenzaron a fallar.

“Pero tuvimos semáforos que funcionaron por más de dos horas después del apagón y, claro, a las tres horas todos los aparatos estaban apagados”, alegó el funcionario.

Explicó que este tipo de sistemas están diseñados para que permanezcan encendidos un tiempo prudencial con sus baterías, pero ese tiempo lo consideró suficiente para realizar las respectivas coordinaciones con la Policía de Tránsito para hacerse presente en las intersecciones y tomar el control de los cruces viales.

“Se hicieron presente y funcionó. Cuando los semáforos se fueron apagando progresivamente, para entonces ya había presencia de agentes de tránsito en las intersecciones, lo que permitió gestionar el tráfico de manera ágil. Claro está que no esperamos apagones de ese nivel. Esa fue una cosa extraordinaria, tal como lo explicaron los especialistas de las distribuidoras de energía de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel)”, comentó Moreno.

Alegó que este solo es un pequeño aspecto del potencial de la nueva red semafórica que debe mejorar. A mediano plazo, los planes buscan tener toda la red semafórica de la ciudad de Managua conectada a un centro, que permitirá gestionar integralmente el tráfico, para un efecto que reduzca el problema.

El funcionario municipal señala que probablemente no haya mejorías tan grandes en estos momentos, en especial porque el año 2016 fue excepcional: la red vehicular de la ciudad creció en más de 10 mil vehículos y aproximadamente la misma cantidad de motos.

  • El incremento continuo de en carros y motos reduce los esfuerzos por tratar de agilizar el tráfico de la ciudad.

“Esto precisamente causa un gran impacto en una ciudad que en vialidad no crece al mismo ritmo”, declaró Moreno, explicando que por otro lado hacen esfuerzos para la ampliación de calles y pistas con pasos a desnivel.

Uno de los obstáculos en la instalación de más semáforos es el desarrollo de calles y ampliación de pistas principales, por lo cual están en espera de la finalización de estos proyectos para después instalar los semáforos donde sea prioritario y evitar un mayor gasto innecesario. En algunas áreas donde se desarrollarán rotondas y pasos a desnivel los semáforos dejarán de existir.