•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La primera vez que llegaron al vertedero Cristo Rey, al noroeste de Tipitapa, la meta era llevar a 40 niños juguetes y alimentos, pero la situación se salió de control, cuando otro grupo se sumó, con personas adultas exigiendo y amenazando.

“Éramos solo cuatro, sin presencia policial y había un señor alcoholizado. Algunos se portaron violentos pero al final no sé cómo hicimos, pero logramos salir sin problemas”, recuerda Yolanda Herrera Castro, quien fue parte de la iniciativa de crear el grupo Sonrisas de Vertedero "El Principito".

Ella comentó que la idea nació hace tres años, luego de los ataques terroristas en Europa, cuando muchos nicas se preocupaban en las redes sociales por los extranjeros y le dio coraje que no se pensara en la niñez de Nicaragua desprovista de un techo o un plato de comida.Dina Corea apoya a la niñez como la Payasita cariñosita.

“Estaban pendientes de países ajenos y no lo hacen por nuestros niños en los semáforos o los vertederos. Así creamos el grupo y comenzamos a trabajar con 27 niños entre los 3 y los 14 años que deambulan cerca de la Coctelería de La Abuela, en Ciudad Jardín. Recolectamos y les llevamos”, dijo Herrera , quien señala que prefiere que los aportes sean cosas de utilidad para la niñez y si es entrega de dinero que este sea lo justo para los gastos acordados con quien apoya.

Sin embargo, no se trata solo de entregar juguetes y comida, también hacen trabajo social con profesionales de la sicología.

Así, mientras hacen actividades alegres, van llamando a cada uno con el sicólogo y estudian sus problemas para luego hacer recomendaciones a los padres e instarlos a que sus niños vayan al colegio.  Para ello también les entregan paquetes escolares.

“Le pusimos El Principito por el cuento, por la inocencia del niño y sus sueños. Nosotros somos algunos ya profesionales y otros estudian”, comentó Herrera.

Yokasta Rosales, perteneciente al grupo de voluntarios, señaló que tienen diseñadores, estudiantes de periodismo, sicólogos, una trabajadora social y Yolanda que estudia Cultura y Arte.

“Venimos de centros como la Universidad de Managua, Universidad Centroamericana, Universidad Politécnica, Universidad Nacional Autónoma, Universidad del Valle y la Universidad Iberoamericana de Ciencia y Tecnología”, comentó Herrera señalando que también hay dos personajes que trabajan con ellos: el payaso Koky y la Payasita Cariñosita, que amenizan las actividades.

“Si usted a un niño solo le da comida por un día, al día siguiente volverá a tener hambre. Si usted le da las herramientas para educarse, él o ella podrán valerse por sí mismos cuando sean mayores”, alegó Rosales, quien estudia periodismo y considera a las redes sociales como una excelente herramienta.

Rosales explicó que de esa forma es que logran obtener lo necesario para las actividades y también gracias a los voluntarios como Rogerio Nicaragua (el payaso Koky) y Dina Corea (trabajadora social) que se viste de la payasita cariñosita, entre otros como Fernando Aguilar, Jessica Chávez, Francis Amador y Marlon Fonseca.

Karolina Fonseca y Fredy Juárez, de Transporte Juárez, forman parte de los colaboradores. “Nos contactamos con ellos porque queremos apoyarlos en su trabajo. Creemos que todos debemos invertir en la educación de la niñez y nosotros ponemos nuestro granito de arena, con la entrega de mochilas y cuadernos, herramientas para los estudios”, dijo Fonseca.

El grupo puede ser contactado por Facebook a la dirección Sonrisas de Vertedero "El Principito".