• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El juez Julio César Arias decidió remitir a juicio a Richard McKearin Elizondo, Jorge Luis Chavarría y José Francisco Vargas, acusados de disparar contra la casa de Mery Membreño, expresando que existen pruebas indiciaras que hacen presumir la participación de los reos en los hechos acusados.

El judicial también resolvió que los acusados enfrenten el juicio en libertad, cambiándoles la prisión preventiva por la presentación periódica una vez al mes en la Oficina de Control de Procesados.

Mientras llega la fecha del juicio, los tres imputados deberán permanecer bajo el cuido de un familiar que se constituyó como fiador.

Paradójicamente, Richard McKearin Elizondo, quien aparentemente no tiene ningún interés en el romance entre Jorge Luis Chavarría y José Francisco Vargas, es contra quien tiene más pruebas la Fiscalía por la balacera que protagonizaron en Villa Flor Sur.

De acuerdo con las pruebas ofrecidas por la Fiscalía, dos testigos, entre ellos la víctima, Mery Membreño, reconocen a Richard McKearin como la persona que disparó cinco veces frente a su casa el pasado 29 de enero con intenciones de matarla.

Otra prueba contra Richard McKearin, quien es dueño del arma y la camioneta desde la cual disparó, son los cinco casquillos de bala que la Policía encontró en el piso del automotor.

En el juicio programado para el próximo 26 de abril por el juez Julio César Arias, la Fiscalía también podrá aportar como prueba contra el tercer involucrado en la balacera el recibo de ocupación del arma que portaba ilegalmente.

Fotos como pruebas

En la audiencia inicial, la Fiscalía también ofreció como pruebas, para demostrar en juicio la culpabilidad de los acusados, tres fotografías con contenido erótico donde aparecen Jorge Luis Chavarría y José Francisco Vargas.

Las fotos que son parte de las pruebas del ente acusador fue lo que motivó la supuesta venganza contra Membreño, porque ella las publicó en Facebook, a petición de Dyen Pineda Nahúm, novia de Vargas.

La defensa de Richard McKearin, quien pidió rechazar el intercambio de información y pruebas ofrecido por la Fiscalía por considerarlo “insuficiente”, alegó que el Ministerio Público no podrá demostrar en juicio la culpabilidad de su representado por carecer de la prueba de parafina.

La prueba de parafina es determinante para saber si hay o no residuos de pólvora en los dorsales de quien es acusado de haber detonado un arma de fuego.