•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Qué tienen en común el residencial Altamira con Ciudad Jardín y la colonia Centroamérica? La respuesta es que todas han sido absorbidas parcial o totalmente por los pequeños negocios que no tienen un ordenamiento definido y que en general están totalmente disgregados por toda la ciudad.

Uno de los grandes monstruos del movimiento comercial es el mercado Oriental. Hasta el momento se ha tragado a los barrios Los Ángeles, 19 de Julio, Santo Domingo, parte de Campo Bruce y Chico Pelón, además del reparto Ciudad Jardín, cuyas viviendas internas se han transformado en bodegas. Su parque está inhabilitado, el cine Jardín desapareció y pocas casas son habitadas.

En representación de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema), en el mercado Oriental, Rodolfo Nicaragua, señaló que uno de los grandes problemas es que si bien hay un auge económico, el crecimiento de las plazas de trabajo en las empresas evidentemente es menor que el crecimiento de la población económicamente activa (PEA).

Lea: Comercio informal se toma las calles

“La necesidad de trabajar y obtener un ingreso impulsa el emprendedurismo, por lo cual surgen pequeños negocios que se establecen en zonas comerciales y no comerciales. Así ha venido creciendo el mercado. La expansión es por ser fuente de trabajo y se toma casas y calles, a tal punto que hay sitios inaccesibles en vehículo”, dijo Nicaragua, señalando que en toda la capital hay situaciones similares.

Comentó que tratar de controlar esto ha sido una tarea complicada por la actitud de muchos comerciantes, a los que no se les puede negar que tratan de sobrevivir con sus pequeños negocios. Sin embargo, se tienen propuestas de crecimiento vertical en tramos de dos pisos, se trabaja en un plan de ordenamiento para la apertura del tráfico, además se espera hacer un límite imaginario que frene el crecimiento del Oriental, que actualmente es de 152 manzanas, con aproximadamente 12,000 comerciantes fijos, sin contar sus trabajadores y los eventuales.

El urbanista y arquitecto Romer Altamirano señaló que el despliegue de los comercios tiene que ver con la dinámica económica. Para el ordenamiento, la municipalidad tiene que hacer un estudio de sus capacidades para lograr abarcar a toda la ciudad.

“El comercio se  ha tomado la colonia Centroamérica, vemos Altamira, Bello Horizonte, los barrios alrededor de los mercados, en las orillas de todas las pistas principales”, dijo el arquitecto Altamirano.

El urbanista comentó que estas situaciones tienen sus ventajas y desventajas. Por una parte aumenta la plusvalía de los terrenos, pero estos ya dejan de ser zonas llamativas para habitar.

Entre los problemas está la disgregación comercial y la diversidad de establecimientos, entre los que se pueden encontrar negocios de comidas, junto a talleres y tiendas de ropa. Representa un riesgo que viviendas sin las condiciones adecuadas para el comercio funcionen como negocios.

Por otra parte, la falta de espacios para parqueos complica la circulación peatonal y vehicular.

Situaciones como estas se observan sobre las pistas Juan Pablo II, La Solidaridad, carretera Norte, pista Larreynaga, en la Miguel Obando, las primeras dos calles del barrio La Fuente, el Mayoreo, la avenida Xolotlán —que cruza frente a Migración y Extranjería—, entre otras.

El secretario de organización de la Confederación de Trabajadores por Cuenta Propia (CTCP), Manuel Reyes Castro, expresó que otra situación que incrementa el comercio en las calles es la migración del campo a la ciudad, con personas tratando de mejorar sus condiciones de vida y que sobreviven como comerciantes ambulantes.

“Por otra parte, tenemos claro que el sistema económico tiene metas productivas para reducción de gastos a través de nueva tecnología, lo que implica reducción de personal. A su vez estos tienen que buscar alternativas de trabajo”, comentó Reyes.

El representante de la CTCP dijo que el Gobierno hace grandes esfuerzos, pero aún falta. 

Te interesa: Alcaldía de Managua licitará espacios comerciales en nuevo estadio de beisbol