•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La cantidad de solicitudes para reformar el monto de la pensión alimenticia en la capital en lo que va del año ha disminuido en un 28.2% en relación con el mismo período el año pasado, revelan los registros del Tribunal de Familia de Managua. 

La jueza Mercedes Leiva, titular del Juzgado Segundo Local de Familia, explica que quienes más hacen esta petición son los padres y solicitan que se disminuya el porcentaje que destinan de su salario para la alimentación de sus hijos. 

Sus principales alegatos son que tienen otros hijos, menos ingresos o que se encuentran desempleados. 

“Cuando son las mujeres que vienen a solicitar modificaciones es porque a medida que los hijos crecen, los gastos en conceptos de manutención aumentan. No es lo mismo hablar de un gasto de manutención de un niño de cinco años que de un adolescente de 15 años”, añade la jueza.

Lea: Casos de pensión alimenticia serán más rápidos

Hasta el 20 de febrero ingresaron el tribunal 56 solicitudes para modificar las sentencias, mientras que en el mismo periodo de 2016 se atendieron 78 casos. En todo 2016 ingresaron a esta institución un total de 476 demandas por este motivo. 

Razones válidas

El artículo 328 del Código de Familia estipula que “la sentencia podrá ser modificada cuando cambien las circunstancias de quien los da y las necesidades de quien los reciba”.

“La pensión se reforma siempre y cuando se demuestre que realmente han cambiado las circunstancias que se plasmaron en la sentencia primaria”, afirma la doctora Leiva, quien también manifiesta que es muy importante tomar en cuenta las posibilidades del demandado y dictar una sentencia en función de las condiciones que este pueda brindar a su hijo según sus ingresos.

Por su parte, el juez séptimo de distrito, Luis Cruz, revela que para emitir una nueva sentencia es necesario tomar en cuenta factores como el “deterioro en las condiciones económicas, una situación de enfermedad o imposibilidad para seguir trabajando de la manera en que el progenitor lo hacía, o bien, en el caso contrario, si hay una situación que amerita proveer más alimento, por ejemplo si el niño contrae alguna enfermedad larga y costosa”.

Cruz también destaca que es poco usual que las mujeres sean quienes soliciten la reforma a la pensión, debido a que en este caso “tiene mucho que ver el sentido de la responsabilidad de la mujer en cuanto a la maternidad, que socialmente es mucho mayor que el índice de paternidad que asumimos los hombres como tal. Las mujeres están más conscientes”, subraya.

También: El calvario para lograr la pensión alimenticia

El juez indica que en la mayoría de casos que ha atendido, las madres tratan fuera de un proceso legal de que los padres se responsabilicen por la obligación y acuden a los tribunales como última instancia.

Las consecuencias

Para la jueza, los niños son los más perjudicados emocionalmente durante estos procesos, por lo que sugiere no involucrarlos en los conflictos judiciales. 

“Ellos deberían estar ajenos a esta cuestión de cálculos matemáticos. Siempre los niños saben si el papá no te dio dinero o si la mamá se gasta el dinero en lo que no debe”, menciona. 

Como especialista, Leiva manifiesta que lo ideal es que ambos padres planifiquen responsablemente la cantidad de hijos que pueden mantener según sus posibilidades económicas.