•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre un 7 a 10% de las balanzas utilizadas por los comerciantes en los 8 mercados de la capital están desajustadas, aseguró Rodolfo Nicaragua, director interino de la Corporación Municipal de los Mercados de Managua (Commema) en el Oriental.

"Nosotros hacemos inspecciones con el personal del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific) y hemos reportado que en los mercados de Managua los comerciantes están dando más o menos peso, claro que el problema que predomina son los vendedores que dan menos", expresó Nicaragua.

De acuerdo con el director interino de Commema, desde hace dos años las autoridades de los mercados tienen mayor control sobre las pesas descalibradas, lo que ha reducido drásticamente la incidencia.

"Hemos visto que el uso de las balanzas descalibradas ha venido disminuyendo, hace unos dos o tres años la cifra de balanzas descalibradas era de un 15 a 20% en los 8 mercados de Managua", expresó Nicaragua.

Marcos Antonio Thomas, inspector de higiene y metrología en el mercado Oriental, señaló que en este centro de compras se detectan mensualmente un promedio de 8 a 10 balanzas que son manipuladas por los comerciantes, un 30% de balanzas que están desajustadas por uso y una con al menos media libra de diferencia.

"Estas balanzas son manipulables porque tienen un tornillito que se ajusta a como vos querrás, entonces aprovechás y al cliente le das una onza menos, cuando vendés grandes cantidades esas onzas se van convirtiendo en libras a costillas del pobre comprador", señaló Nicaragua.

El inspector de higiene y metrología en el Oriental señaló que es muy frecuente que en los tramos fuertes de pollo y carne la aguja de la pesa se "duerme", por eso los verificadores llegan con frecuencia a regularla.

Los instrumentos

"Nosotros tuvimos una donación de casi 250,000 dólares en patrones y equipos de medición, estos fueron entregados a los cinco mercados grandes de Managua; tenemos 11 inspectores de higiene y metrología que fueron capacitados el año antepasado por personal del Sistema Local de Atención Integral en Salud (Silais) y el personal del Laboratorio Nacional de Metrología", comentó Nicaragua.

Los inspectores tuvieron 120 horas clases, divididas en tres meses, donde aprendieron sobre higiene de productos y alimentos y manejo de patrones y equipos de medición. Al finalizar el curso recibieron un certificado de parte del Instituto Nacional Tecnológico (Inatec).

Los inspectores de los mercados tienen dos maneras de conocer si las balanzas están desajustadas. La primera es colocando una masa especial, llamada también patrones, en puntos distintos del plato para ver si coincide el peso en cada uno de ellos. La otra es colocando y retirando cinco veces la masa especial en el mismo punto del platillo, conocido como método de repetitividad.

Esta masa especial fue donada por la Alcaldía de Managua  hace dos años a los mercados de la capital. En el Oriental, por ejemplo, los inspectores vigilan las balanzas usando este aparato tres veces por semana, incluyendo los domingos.
Marcos Antonio Thomas indicó que si la balanza tiene una falla los inspectores les entregan una notificación a los comerciantes, si este reincide puede recibir una multa de hasta 2,000 córdobas.

"Más que la parte de la multa, lo que nos interesa es la sensibilización del comerciante, les explicamos que un cliente que se vaya insatisfecho al detectar estas irregularidades le dice a otro y el que vende pierde más", señaló Nicaragua.

El director interino del mercado Oriental comentó que en la oficina de Commema existe una pesa digital para que todos los visitantes puedan pesar su producto.

"Si no tiene el peso exacto nosotros notificamos al comerciante", finalizó.