•  |
  •  |

Las calles de la capital se están convirtiendo en las principales pistas de patinaje para muchos adolescentes debido a la ‘’adrenalina’’ que ellos sienten al desplazarse con gran velocidad.

Estos patinadores están tomando como moda el irse a las calles y sujetarse de algún lado de los vehículos y que estos los lleven a la misma velocidad.

En las redes sociales se han visto varios videos donde se muestran a estos jóvenes realizando esta actividad. Por lo que van en grupo haciendo una sola fila, mientras los remolca un vehículo al que se han sujetado.

’‘Esto  es un movimiento urbano, una cultura que viene de fuera y en nuestro país la están adoptando de una manera riesgosa. Se puede clasificar también como un deporte”, explica Gema Morales, arquitecta y profesora de la Universidad Autónoma de Managua.

“Para la práctica de este deporte se necesita un espacio controlado, por lo que las calles de Managua no son la opción para estas personas que circulan en patines, existen elementos en las vías que les impiden el paso y no hay alguna seguridad para ellos, quienes se van topando con todo tipo vehículo en el camino’’, expresa Romer Altamirano, arquitecto y profesor de la Universidad Centroamericana.

‘’El peatón no puede, ni debe de ir en las vías en donde circulan los vehículos, no tienen porqué tener esta accesibilidad, no es lícito. Estas personas que andan en sus patines deberían de tener un espacio para ellos, donde estos puedan desplazarse libremente  y desarrollar el talento que tienen‘’, comenta Morales.

Referencias

Existen espacios donde estos adolescentes pueden patinar libremente, como en el Puerto Salvador Allende, Paseo Xolotlán, Parque el Alba, contiguo a la Hormiga de Oro, Parque Luis Alfonso  y próximamente en el parque de Juegos Extremos.

‘’Muchos de nosotros vivimos la vida al extremo y cuando nos sujetamos de los vehículos lo hacemos para trasladarnos de un lugar a otro y así poder llegar un poco más rápido. Se siente una sensación de adrenalina  y lo extremo de trasladarse en patines’’, explica Chéster Zelaya, quien tiene años de andar en patines.

Club RKT

En la parte del costado sur-oeste del Teatro Nacional Rubén Darío se encuentra la  escuela de patinaje RKT (rescatando el patinaje) que es dirigida por Elman Torres.  Allí brindan clases a niños y adolescentes. Actualmente cuentan con más de 40 estudiantes y las clases son impartidas todos los días.

‘’Para practicar este deporte, lo principal es la seguridad del patinador, por eso debe contar con el equipo necesario‘’, comenta Torres.