•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A las 7 de la mañana los obreros salen de sus diferentes planteles de los distritales de la municipalidad para ser distribuidos por la capital, en una jornada acelerada para trabajar en la reparación de 145 kilómetros de cauces, y tenerlos listos antes que entre el invierno.

Los obreros señalan que estamos a mes y medio del inicio de la temporada lluviosa, y a pesar que comenzaron labores de mantenimiento de la red del drenaje pluvial desde hace dos meses, el trabajo parece no terminar.La limpieza es parte del mantenimiento de cauces.

“Unos trabajan en la limpieza mientras otros, como nosotros, estamos en la reparación de las paredes y el piso de los cauces”, señala el operario municipal Enrique Aburto Ordóñez, que junto a una docena  de hombres reparan las averías del cauce Oriental, del que han trabajado 400 metros de canal, de los 3.4 kilómetros que tiene el cauce.

El mantenimiento se viene realizando en el barrio La Primavera, la colonia Proyecto Piloto hacia el norte, el barrio Domitila Lugo, Villa Fontana y el cauce Oriental. Managua tiene en total 61 kilómetros de cauces revestidos, mientras sin revestir hay aproximadamente entre 84 kilómetros.

En estos últimos, los trabajos son de instalación de gaviones para que las laderas soporten las corrientes en zonas vulnerables. En el informe ante el Concejo Municipal del 2016, el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, dijo que en los cauces no revestidos no se puede hacer limpieza de basura porque significa raspar la superficie, por lo tanto, en los lugares que se amerita se refuerzan las laderas.

“No se sabe cuándo comenzará a llover, pero estamos cerca de mayo y hay que terminar antes que caigan las primeras lluvias. Estos cauces son viejos y las anteriores lluvias desgataron algunos puntos. Si esto no se repara en el momento oportuno, una lluvia fuerte puede hacer que las paredes cedan y se socaven las paredes dejando mayores afectaciones y eso representa mayores gastos que se previenen con el mantenimiento”, señaló Aburto.

ÓSCAR SÁNCHEZ/ ENDAunque algunos de los trabajadores dicen ya estar acostumbrados al hedor de los cauces, también consideran que uno de los grandes problemas para reparar los cauces son las corrientes de aguas fétidas que corren por los canales.

“Antes no se miraba tanta agua, pero ahora parece que mucha gente conecta sus tubos de aguas negras, vea cómo corre el agua podrida con basura”, expresó Aburto, señalando los tubos que salen de las viviendas en los barrios y están dirigidas a los canales de drenaje pluvial.

En el caso de la jornada de limpieza de cauces que inició a finales de enero, han trabajado en la  limpieza de los cauces 31 de Diciembre, el cauce de Jardines de Veracruz que luego atraviesa el barrio Leningrado, pasa a un costado del centro de salud Conchita Palacios, Portezuelo y Villa Progreso hasta llegar al barrio El Chorizo, a la orilla del lago, lo que representa una distancia de 5.4 kilómetros de canal.

También se realizan labores sobre el cauce que parte desde el anexo de Villa Venezuela y baja por villa Reconciliación, hasta su desembocadura en la salida del barrio Camilo Chamorro, con 5.33 kilómetros de largo.

Otro es el canal que inicia desde la 14 de Septiembre, cruza el barrio Carlos Aguirre Alemán, el barrio Unión Soviética, Bello Horizonte, Riguero Norte, hasta salir al barrio Santa Clara, con 3.7 kilómetros. Otros trabajos de limpieza se hacen en el cauce 31 de Diciembre, donde los trabajadores municipales limpian hasta la zona de la Fuerza Aérea, que es zona de seguridad.

Otros puntos que serán limpiados son las 21 micropresas, que retienen sedimentos en zonas claves de la ciudad.

Según datos de la municipalidad, anualmente en promedio se extraen 80,000 toneladas de sedimentos y basura, de cauces, micropresas y canaletas de la capital.

Para la primera jornada, solo en limpieza la Alcaldía de Managua destina C$25 millones en esa labor.