•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Comenzaron las medidas y cálculos para la continuación de la construcción del tramo Las Cuatro Esquinas de Las Enramadas hacia el campo de golf del Country Club, lo cual finalmente está planificado a terminar este año, para habilitar la pista alterna carretera a Masaya y Panamericana Norte.

Los trabajos inician luego de aproximadamente siete meses que los encargados del proyecto suspendieron labores, dejando solo un paso estrecho terminado en concreto hidráulico, mientras los restantes tres carriles no fueron recubiertos. 

Según los obreros identificados como trabajadores de Concreto Dimas, su labor actual es hacer las medidas necesarias para cotejar con las mediciones tomadas por la Alcaldía de Managua, para hacer la continuación del proyecto.

“Aquí solo está un carril, y se harán los tres carriles faltantes desde Las Cuatro Esquinas hasta unir con el Country Club. Las medidas se hacen para ver costos de materiales”, señaló el responsable de la cuadrilla.

Destacaron que en los meses que tiene sin avanzar el proyecto, se debe trabajar nuevamente en el terreno, afectado por las lluvias y el paso vehicular.

El encargado de la cuadrilla de medición dijo no saber cuándo inician, pero ya irán poniendo las estacas para la medida.

“Este proyecto se atrasó e igual otros en Sabana Grande, ya que hay muchos problemas con las redes de fibra óptica, los tendidos de energía eléctrica, postes de telefonía entre otras cosas y las tuberías de agua potable, tanto de plástico como metálicas”, alegó el obrero.

La obra del tramo Las Cuatro Esquinas de Las Enramadas y el campo de golf  del Country Club, forma parte del proyecto de paso alterno para ingresar a Managua desde el kilómetro 13 de la carretera a Masaya.

El objetivo del proyecto es reducir el tráfico en las horas pico en la carretera a Masaya.

Según el Plan de Inversión Anual 2016, la obra es de una pista de cuatro carriles, de 1,500 metros de longitud, en concreto hidráulico. El PIA, tras su primera modificación, especifica que la inversión es de C$6.7 millones.

El vecino del sector de las Cuatro Esquinas de Las Enramadas, Alfonso Espinoza, señaló que desde el año pasado dejaron de trabajar en el proyecto, terminaron un área de drenaje, y solo se hizo una parte de uno de los carriles, de los cuatro que es la pista.

“Incluso, al menos cinco veces miré a los conductores peleando porque no se daban pasada en el único carril revestido”, dijo Espinoza, señalando el paso revestido de unos 18 centímetros de espesor, sin cunetas y de aproximadamente 7 metros de ancho, en una zona de paso de vehículos de carga.

Por su parte, el habitante Carlos Vargas, dijo que desgraciadamente, el cruce es un dolor de cabeza para los conductores, y por la noche prefieren no entrar por este tramo, aunque al final hay otros segmentos ya terminados.

“El problema es que primero con este pedazo sin acabar, los vehículos van lento y no hay luminarias en un tramo de más de un kilómetro, prácticamente sin casas alrededor, haciendo a los vehículos vulnerables a los asaltos”, alegó Vargas destacando que en este punto la delincuencia de vez en cuando hace de las suyas.

El proyecto de pista alterna inició con la remoción de tierra en 2012, sin embargo por falta de fondos se retrasó, hasta que fue retomado en 2013. Su continuación fue gracias al aporte de la cooperación japonesa, con C$4.9 millones, con una contraparte de C$6 millones invertidos por la municipalidad capitalina,  esto para el primer segmento aproximadamente 3.65 kilómetros.

La pista alterna en total es la unión de cinco diferentes proyectos que se han impulsado en diferentes momentos, que representa mejoras en la estructura vial de Sabana Grande y la ampliación de la pista Larreynaga