• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Entre arena, basura, ramas de árboles y restos de animales muertos, los trabajadores de la Dirección de Limpieza de la Alcaldía de Managua esperan sacar de la unión entre el cauce Occidental y El Dorado al menos 250 toneladas de desechos sólidos.

Esta convergencia de cauces es considerada la que más basura acumula en un espacio tan pequeño en Managua. La altura supera los 55 centímetros de una mezcla de contaminantes acumulados. Este punto cada año es ejemplo de la falta de educación de la población que indiscriminadamente lanza cualquier tipo de desperdicio al canal, donde hay una corriente de aguas grises de 30 centímetros de profundidad.

“La gente no entiende. Tira de todo, mire esas enormes ramas. Es insalubridad y nosotros tenemos que meternos en eso como parte de nuestra labor”, expresó uno de los obreros municipales, quien este año se quejó por la falta de capotes con los que evitan las salpicaduras de agua pútrida sobre sus uniformes de tela.

El fiscal de la Dirección de Limpieza Pública de la Alcaldía de Managua, Adolfo Tercero, indicó que en los 75 metros del segmento que limpiarán, calcula que extraerán 250 toneladas de desechos sólidos, que es el promedio de lo se acumula en este período.

“Para esto trabajamos un equipo de 16 personas del plantel Los Cocos, con un volquete, tres camiones con capacidad de seis metros cúbicos, una grúa y dos minicargadoras. Esto es parte del plan de limpieza de cauces antes de la entrada del invierno, un trabajo que debemos tener listo a finales de abril”, alegó Tercero, agregando que las delegaciones distritales se encargan de labores menores en las canaletas y tragantes.

El fiscal señaló que la proyección de limpieza para este año es de por lo menos 1,600 toneladas de desperdicios y sedimentos. Como parte del plan ya vienen de trabajar de los cauces 31 de Diciembre, El Arroyo, Camino Viejo de Santo Domingo, San Isidro de la Cruz Verde, Los Cuaresmas, Waspán Norte y Sur, cauce occidental, el del Iván Montenegro, Las Américas III y Bello Horizonte, entre otros puntos.

La proyección para este año es del retiro de por lo menos 1,631 toneladas, sin embargo el año pasado se alcanzó la cantidad de 1,700 toneladas de desperdicios.

Hasta el momento en la jornada de limpieza, la cuadrilla del fiscal Tercero, ha limpiado 980 toneladas de desperdicios sólidos.

“La población no cambia le digan lo que le digan. La semana pasada limpiamos varios cauces y ya están igual que antes”, comentó Tercero, considerando que para ellos es una labor de nunca acabar.

Las aguas del cauce Occidental vienen desde la cuenca Sur, desde San Judas, hasta los barrios Óscar Turcios, El Riguero y el barrio Campo Bruce, Pedro Joaquín Chamorro hasta desembocar en el lago Xolotlán. Para una distancia de aproximadamente 6.6 kilómetros.

Al mismo tiempo este canal tiene que soportar las aguas pluviales que entran por el cauce El Dorado, el barrio Santa Julia, Proyecto Piloto y Jardines de Veracruz, entre otros barrios. Otros afluentes desembocan desde el barrio Revolución. También las aguas pluviales que bajan de Las Colinas en la cuenca Sur de la capital.

La última ampliación del cauce Occidental se realizó en 2010. Pasó de 6 a 10 metros de ancho, con 4 metros y medio de profundidad, lo cual obedeció a una necesidad urgente de la ciudad, por el incremento de las escorrentías, en temporada de invierno.

Datos de la Alcaldía de Managua señalan que anualmente los presupuestos para limpieza se estiman entre cuatro y seis millones para los cauces.