•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos guardas de seguridad se vieron involucrados en un altercado, resultando fallecido uno de ellos. Los hechos ocurrieron la noche del pasado domingo 30 de abril, cuando Ramón Muñoz, de 25 años, llegó a un minisúper ubicado en Villa Fontana, y tras beber varias cervezas se negó a irse del lugar. 

Sebastián Ruiz, de 50 años, quien trabaja como guarda de seguridad en ese local y se encontraba de turno, le solicitó que se fuera. Ambos trabajaban para la misma empresa de seguridad, debido a que el fallecido había renunciado la semana pasada. Laboró resguardando el minisúper donde ocurrieron los hechos. Ruiz se encuentra detenido, acusado de haberle disparado a Ramón Muñoz, cuyo cuerpo ayer estaba en el Instituto de Medicina Legal. A este sitio se presentaron los familiares del fallecido, quienes se encontraban desconsolados. 

De acuerdo con los familiares, horas después de recibir la noticia, una persona les escribió a través de Facebook describiéndoles cómo sucedió el hecho. 

Los familiares aseguraron que Ramón estaba ebrio y que llegó a tomar al minisúper.  Luego de haber  tomado una considerable cantidad de latas de cervezas, el guarda se seguridad Sebastián Ruiz comenzó a pedirle que se fuera. Ramón no accedió y más bien se fue a buscar otra cerveza.   

Según el relato proporcionado a los familiares, el guarda de seguridad se puso más hostil y comenzó el forcejeo. Ahí fue donde Ruiz aprovechó para darle  primero un disparo en el cuello a Ramón y posteriormente rematarlo con uno en el pecho.

El dictamen de medicina legal que mostraron los familiares decía que Ramón murió por hemorragia severa y la perforación de un pulmón. 

Salió a morir

María Muñoz, de 32 años, es hermana de la víctima. Dijo que Ramón tenía unos días de haber terminado de trabajar en ese minisúper. “Ese día por la tarde estaba jugando naipes con él (Ramón), cuando recibió una llamada de un tal Carlos, ex compañero de trabajo. Supuestamente le dijo que llegara al minisúper para celebrar no sé qué. Se fue como a las cinco de la tarde, solo para que nos dijeran a las 10 de la noche que lo habían matado”, declaró Muñoz.  

La víctima vivía en el barrio Ayapal en Managua.