• |
  • |
  • Edición Impresa

Túneles de drenaje, micropresas, recubrimiento de cauces y cauces nuevos, entre otros, es parte de la infraestructura que la Alcaldía de Managua considera necesaria para reducir las escorrentías que bajan de la Cuenca Sur de la capital, sin embargo estos proyectos requieren de una inversión que superan el presupuesto municipal.

Fidel Moreno, secretario general de la Alcaldía de Managua, tras las lluvias que el jueves por la noche y viernes en la madrugada anegaron toda la ciudad, expresó que una de las medidas que impulsan es la planificación que permitirá en los próximos años tener una ruta que reduzca la vulnerabilidad de Managua.

La municipalidad hace estudios para el Plan Maestro de Drenaje, que contempla una serie de obras, que permitirán amortiguar el golpe de las lluvias.

“En principio los planes de drenaje mayor están en desarrollo. Los diseños nos permiten en corto plazo tener una propuesta consolidada que permite acceder a créditos para poder financiar obras de esta naturaleza. Hablamos de obras muy importantes que escapan de la capacidad presupuestaria de los ciclos anuales del gobierno municipal”, dijo Moreno, que también comentó que hasta tener los diseños se puede hablar de montos reales de inversión, que son muy altos.

El funcionario determinó que se requiere precisamente de fondos de organismos multilaterales. En este caso mencionó que con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se tienen en primer orden varios proyectos identificados.

“Es importante entender que los sistemas de drenaje son tan complejos que las soluciones únicas no existen”, alegó Moreno.

Asimismo señaló la necesidad de invertir, pero también de establecer ciertos parámetros para el desarrollo de la ciudad.

Opciones de drenaje

Entre las propuestas planteadas se mencionan las zonas de infiltración de aguas acorde con las necesidades sin afectar las zonas protegidas del sur de la ciudad; formar un anillo de protección ambiental alrededor de la ciudad para evitar la entrada de las aguas desde la parte alta hacia la parte media de la ciudad; en la parte media que es amplia necesita de obras de drenaje importantes que permitan hacer que esas aguas puedan ser evacuadas con rapidez.

Actualmente se trabaja en el diseño de dos túneles. Uno de estos es el túnel Tiscapa y el otro es sobre la 35 Avenida. También se realizan obras de mejora del sistema de canales como lo ubicados bajo el paso a desnivel de Las Piedrecitas, que se viene desarrollando desde hace un año.

Otras se hacen en el cauce La Primavera, en el sector del barrio Macaraly donde se instalará una tubería que ayudará a mitigar el problema, además de los trabajos en la tubería que se conecta con el proyecto piloto con el barrio Pablo Úbeda.

Micropresas

Sobre el proyecto de micropresas anunciado en 2015 son C$ 200 millones los que se requieren para su construcción en zonas estratégicas en el cauce El Borbollón, el sector de Sabana Grande y los barrios Milagro de Dios y Hialeah

“Se requiere construir más micropresas y precisamente el Plan Maestro de Drenaje nos debe permitir focalizar esfuerzos en esa dirección, pero también apuntamos a la construcción de dos túneles importantes; en este momento estamos diseñando con el BID el túnel Tiscapa, que conectaría precisamente este punto con el lago Xolotlán, aspiramos concretar este importante proyecto en el 2018, que es la solución definitiva que nos ayudará a eliminar las inundaciones en este sector y mejoraría ambientalmente la laguna de Tiscapa”, dijo el secretario general municipal.

Para el arquitecto y urbanista Romer Altamirano, los excesos de precipitación dejan al descubierto todas las debilidades de la ciudad, y por eso es importante de cara a la planificación de un plan integral de medidas.

“El problema de cauces superados en capacidad, el despale de la Cuenca Sur y el poco control de su urbanización, el problema de los desechos sólidos en los cauces por la falta de conciencia de la población, la obstrucción de canales, la limitada recolección de la basura, y los sedimentos arrastrados sobre Managua son parte de los problemas en los que se debe incidir”, dijo el arquitecto Altamirano.

4 micropresas se necesitan con urgencia para reducir las escorrentías pluviales.

El urbanista señaló que incluso las universidades plantean propuestas y proyectos, en los cuales las instituciones pertinentes deberían poner atención y retomarlos en la búsqueda de soluciones que ayuden a dar una respuesta real al problema de las inundaciones de la capital.

Sobre la cuestión de los desechos, la responsable comunal del barrio Ariel Darce, Jacinta Nicaragua destacó que en su barrio la inundación es un problema anual y este año resultaron afectadas 44 familias.

“Sobre la basura, la población necesita un poco más de conciencia. En esta calle donde hubo 44 familias afectadas, en las viviendas entró el agua al bajar las grandes corrientes del jueves. Recordemos que de nada nos va a servir que se hagan cauces más amplios, si la ciudadanía tira basura a los cauces y estos terminan obstruidos por no depositar la basura en su lugar”, dijo Nicaragua.