•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En los próximos cinco años la Alcaldía de Managua (ALMA) tiene planificado elevar la calidad del servicio de recolección domiciliar de basura y parte de esto es elevar de 130 a 150 rutas y aumentar la flota de recolectoras en al menos 20 vehículos, entre otras cosas.

El tema lo abordó el secretario general de ALMA, Fidel Moreno, señalando que la iniciativa es parte del Plan Maestro de Desarrollo Urbano de Managua, que al dar un servicio de mayor calidad, mejorará el aspecto de la capital, además que reducirá la cantidad de desechos sólidos sobre la red de drenaje pluvial.

“Managua tiene 130 rutas de recolección de basura y la tendencia es que lleguemos a 150 a corto plazo. Para ello hemos dispuesto de 65 y 70 recolectoras en estado mecánico aceptable. Aspiramos que en el próximo quinquenio se pueda invertir en unas 20 o 25 recolectoras adicionales para ir renovando la flota, antes que se envejezca la actual”, alegó Moreno.

La Dirección de Limpieza municipal en promedio opera a diario con 63 equipos recolectores con una frecuencia de 3 veces por semana, para la limpieza de 700 barrios.

Según datos de la Dirección de Limpieza Pública de ALMA, los lunes y martes se remueven aproximadamente  800 toneladas de basura cada día, pero de jueves a sábado la tendencia disminuye hasta las 400, lo que representa una recolección aproximada de 3,200 toneladas de desechos sólidos a la semana. 

Sin embargo, en promedio, del desperdicio diario producido por la capital, aproximadamente el 25 por ciento es lanzado sin control al drenaje, calles, cauces de la ciudad y eso no es recolectado.

El ambientalista y biólogo Julio Sánchez señaló que Managua tiene un crecimiento acelerado y lo hace de manera desordenada, representando mayor cantidad de desechos, en una ciudad con un servicio de recolección de basura muy limitado, implicando la creación de focos de contaminación. Siendo esto uno de los factores que agravan la situación.

“Las lluvias son muy reveladoras. Al finalizar te dejan desperdicios, mostrando que muchos de los estos no son de la ciudad, sino de las zonas altas. Se puede observar el tipo de árboles, de desechos y sedimentos que son característicos del sur de la capital, por lo tanto se debe invertir más en proyectos que retengan estos restos, ordenar el crecimiento y crear conciencia”, alegó Sánchez.

Por otra parte, el especialista ambiental señaló que tampoco se está haciendo lo más apropiado con el destino final de los desechos sólidos que ya se recolectan. En primer lugar, porque mucho se hace énfasis en la recolección, cuando también se debería considerar explotar el recurso.

“Hay una planta de tratamiento de desperdicios sólidos desarrollada con la cooperación del gobierno español, pero se está aprovechando solo para el reciclaje, perdiendo el potencial de los desperdicios orgánicos, de los cuales se puede obtener biogás. Esto nos trae otro problema: la población no selecciona los desperdicios y tampoco existen camiones que dividan el tipo de desperdicios a la hora de ser recolectados”, destacó Sánchez, quien consideró que el Gobierno debería impulsar estos temas en la educación formal y desde campañas permanentes a la población.

Otro punto es la falta de inspectores que den seguimiento a la población que lanza desechos sólidos en lugares no autorizados, y no hay seguimiento en la aplicación de multas por delitos ambientales.  

El secretario general de ALMA indicó que el problema actualmente se busca ver de manera integral desde el desarrollo del Plan Maestro de la Ciudad de Managua. Además de la planificación urbana y servicios municipales, el plan contempla otros elementos como la metodología de recolección de desperdicios sólidos, pero también la calidad del servicio.

Moreno dijo estar consciente de las actuales limitaciones, pero las lluvias también establecieron un nuevo régimen de limpieza y se refuerza al personal de limpieza pública, que implica mayores gastos y necesidad de personal para la atención del desarenado de calles y manjoles. Según el funcionario, se ha concluido con el 90% de la limpieza de manjoles en la ciudad, algo que se hará cada vez que caiga una lluvia fuerte.

Otro aspecto que en los últimos años ha mermado la efectividad del servicio de recolección es el aumento de la circulación vehicular, ya que no permite que los camiones de limpieza se mueven al mismo ritmo de hace cinco o diez años.

“Eso ha requerido que en los últimos dos años se vengan haciendo ajustes en los horarios e inclusive estamos sacando rutas nocturnas y dominicales, algo que normalmente no lo hacíamos. Managua crece, hay más barrios que se están atendiendo, nuevos territorios y eso exige que hagamos cambios en la modalidad del servicio, un tema a evaluar para ver si se traslada todos nuestros horarios de recolección a la noche. Una opción que estamos estudiando, aunque en la práctica ya hemos venido implementando algunas cosas”, explicó Moreno.

Otro punto es el pago de la recolección de basura domiciliar, el cual es uno de los impuestos más difíciles de captar, debido a que tiene problemas estructurales y no solo con la responsabilidad ciudadana. 

“El mecanismo de pago tiene que ser más eficiente y el pago en línea nos ha ayudado. Estamos largo de la meta ideal. Actualmente debemos andar en un nivel de pago de impuesto del 40%”, dijo Moreno.