• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Su camisa amarilla ya casi es completamente negra, sus pies están hundidos entre lo que quedó del arroz, sus manos en los frijoles y su mente ya empieza hacer cálculos. Meyling Altamirano hurga entre los granos básicos que quedaron en lo que fue su tramo. Necesita llevar comida a su casa porque después del incendio del domingo en el mercado Oriental no tiene ni para comer.

No me quedó ni un peso”, asegura Altamirano. Tenía dos tramos de granos básicos y un tercero lo rentaba. Los tres se quemaron. La tarde del sábado cuando salió de su tramo dejó todo desconectado porque siempre temió lo que ahora está viviendo. Las pérdidas de esta comerciante ascienden a un momento a 1 millón de córdobas, dice.

Esa tarde además había dejado C$50,000 en efectivo que también se quemaron. La mañana del domingo, cuando se enteró del incendio, ya estaba camino al mercado y “esperaba que mis tramos no estuvieran entre los incendiados, uno siempre espera que esas cosas sean mentira”, comentó la mujer, madre de tres hijos cuyos ingresos dependían de su venta en el mercado. END

Lo que más le preocupa ahora a Altamirano son las deudas que tiene. “La gran mayoría de nosotros trabajamos con créditos bancarios y lo que necesitamos es que nos den un tiempo para ponernos al día porque por el momento estamos prácticamente en la calle”, sugirió.

La historia de Meyling Altamirano se repite entre decenas de comerciantes de la zona 2 del mercado Oriental, cuyo galerón de abarrotes yace entre escombros. Martha Ivania Toruño vendía candelas, jabones aromáticos, inciensos y plásticos. Tenía 30 años de vender en el tramo que le heredó su mamá.

Tenía 5 millones de córdobas invertidos y tres créditos abiertos en distintos bancos. La familia, integrada por ocho personas, se sustentaba de los ingresos del tramo. A raíz del siniestro las deudas son lo que más la agobian. “No sé cómo nos van ayudar porque estamos en la calle, no tenemos de donde pagar, yo he sido cumplida con mis abonos siempre, pero ahora que me toca pagar no sé a qué arreglo vamos a llegar”, dijo.

Construirán nuevo galerón en el Oriental

Adilia Soza es una señora que tiene 70 años y 50 de vender en el mercado. En su tramo vendía todo tipo de especies. En el incendio del 1 de agosto de 2008 sus tres hermanos perdieron sus tramos.

Aunque Soza dice no trabajar con créditos, sus pérdidas son cuantiosas porque “solo una libra de canela vale C$200 y tenía cuatro sacos y así sucesivamente con otros productos que son más caros. Todavía no he hecho cuentas”.

Adilia Soza espera poder reabrir su tramo lo más pronto posible. “Aunque lo perdí todo no puedo decir que estoy en la calle, estoy con la protección del Señor que es el único que me va ayudar”, aseguró.

NUEVAS MEDIDAS

Los incendios en el Oriental son de vieja data. Desde el megaincendio ocurrido el 31 de julio de 2008, este mercado se ha quemado seis veces en distintos sectores.

Tras el incendio del domingo el Gobierno anunció que para prevenir y atender este tipo de emergencias van a garantizar el despeje permanente de las vías de acceso al mercado y para lograrlo harán verificaciones en las vías del Gancho de Caminos hacia el norte, el este y el oeste.

Asimismo, de la casa Ricardo Morales Avilés, una cuadra al este y hacia el norte, El Novillo, calle El Calvario de norte a sur, calle ropa usame de este a oeste; calle Ciudad Jardín, en la esquina de la Casa de los Encajes y la calle de La Caimana de sur a norte.

“Vamos a realizar dos visitas de inspección diarias en el mercado Oriental para determinar las mejores opciones para el acceso de Bomberos y de las demás instituciones en un momento como este. Estas verificaciones que hará la Dirección (General) de Bomberos, los Bomberos Unificados y la Policía (Nacional) nos permitirán prevenir mejor este tipo de incidentes”, indicó ayer Rosario Murillo.

Reconstruir totalmente el galerón que se quemó por completo y otorgar un préstamos sin intereses para los comerciantes afectados, son los anuncios que realizó la tarde de ayer el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, durante una reunión especial en el Recinto Universitario Carlos Fonseca Amador (Rucfa).

Limpieza en el Oriental tras incendio puede durar hasta 10 día

Según Moreno, la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, indicó que se reconstruirá el antiguio galerón de abarrotes, además que se facilitara dicho préstamo “para que las personas reinicien sus labores”.

Sobre los detalles de la renovación del galerón central, Moreno declaró que hasta el momento no hay un estimado del presupuesto para realizar la obra y que el reto será introducir la maquinaria para demoler el edificio.

“Hasta el próximo lunes habrá detalles sobre la orientación que dio la compañera Rosario. Hasta el momento no hay fecha exacta para el inicio y fin de la construcción, pero la orden es que se reconstruya lo más rápido posible”, sostuvo Moreno, quien mencionó que en los próximos días también se brindará información sobre los préstamos.

El secretario de la alcaldía anunció que a raíz de este incendio se ordenará el sector del Gancho de Caminos para que las máquinas puedan acceder hasta el galerón y que posiblemente refuercen las medidas de seguridad ya que la estructura podría colapsar y afectar a los tramos que están alrededor.

EL ORIGEN

El incendio en el mercado Oriental que arrasó con 208 tramos pertenecientes a 156 comerciantes, fue provocado por un “cortocircuito debido al uso de conductores eléctricos no adecuados”, informó ayer Rosario Murillo.

Murillo detalló que del total de tramos afectados, 169 eran medianos, 38 pequeños y 1 grande. Según un reporte de la Policía Nacional leído por la vicepresidenta, el siniestro comenzó a eso de las 5:30 a.m. y pudo ser totalmente extinguido a las 10:00 a.m. se sabe que hay personas detenidas.

Bomberos lidiaron con falta de presión en hidrantes

Mauricio González

Los principales problemas que enfrentaron los bomberos al atender el incendio que afectó 208 tramos en el mercado Oriental fue el acceso al lugar y la falta de presión en los hidrantes para que el agua saliera, señaló ayer la vicepresidenta de Nicaragua Rosario Murillo.

Desde el incendio de 2008, cuando se quemaron más de 1,000 negocios en la zona 1 del Oriental, dichos problemas se han mantenido.

De acuerdo con el comandante del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua, Enrique Chavarría, el desorden es el principal mal del Oriental. Afirmó que durante el suceso el relevo de camiones cisternas con agua no fue adecuado.

“Los vehículos quedaron a casi 100 metros del foco del siniestro, lo que redujo la fuerza en el chorro de agua de las mangueras”, dijo.

El mayor Augusto García, de la Federación de Cuerpo de Bomberos, dijo que los comerciantes se conectan desde lugares lejanos para traer energía, lo que provoca que los alambres, que no son los indicados, se recalienten.