•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos campesinos originarios de Nueva Guinea y San Carlos Río San Juan deberán descontar al menos un mes más de prisión preventiva, mientras  llega la fecha del juicio donde se decidirá si son o no culpables por  tráfico interno de estupefacientes.

Los labriegos que enfrentan cargos por tráfico interno de estupefacientes son Wilder Barrera Fuentes y Jorge Báez Rojas, capturados el pasado 19 de abril en el mercado de Mayoreo, cargando tres tacos de cocaína.

Los detenidos, que eran vigilados por agentes antinarcóticos, al llegar a la terminal ubicada en ese centro de compras, llevaban la droga oculta en un cartapacio de cuerina, simulando que eran ejecutivos de alguna empresa.

Los acusados podrían recibir una condena que va de cinco a diez años de prisión, según se dijo al momento que les fue leída la acusación en el Juzgado Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital.

El juez suplente Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital, Félix Salmerón, quien remitió a juicio a  los dos campesinos, también aceptó todos los medios de pruebas ofrecidos por el Ministerio Público.

Entre las pruebas que podrá presentar en juicio el Ministerio Público están los testimonios de los agentes antinarcóticos que los capturaron la mañana del 19 de abril del año en curso y el peritaje del Instituto de Ciencias Forense de la Policía Nacional que dio positivo para cocaína.