•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los abogados de 18 condenados en primera instancia por delitos de narcoactividad en el caso llamado “Operación Jade”  pidieron este martes a los magistrados de la Sala Penal II declarar nulo el proceso y ordenar la libertad de sus representados.

La petición fue hecha por las defensas de los reos en el segundo de los tres días que durará la audiencia de apelación. Los  sentenciados fueron condenados a penas que van de 11 años a 42 años de prisión.

“Señores magistrados, la sentencia condenatoria para doña María Francisca Cruz debe ser declarada nula por falta de fundamentación del juez”, alegó el abogado Ernesto Hermida, defensor de la comerciante esteliana.

Hermida, quien también ejerce la defensa de Isacio Beltrán, señaló que el juez Séptimo Distrito Penal de Juicio de la capital, Octavio Rothschuh, al dictar la sentencia ordenó el decomiso de una finca de su representada que no fue ofrecida como evidencia.

“El informe financiero dice que doña María Francisca lavó  2.2 millones de córdobas en 10 años que duró la investigación (2004-2014), pero si dividimos esa cantidad de dinero en 120 meses eso significa que sus ingresos mensuales fueron de C$22, 000”, subrayó Hermida, quien seguidamente preguntó: “¿Dónde está el lavado de dinero?”

El lunes durante el primer día de la audiencia de apelación intervinieron los abogados de quienes reclaman la devolución de sus bienes como terceros de buena fe, es decir, aquellas personas cuya propiedad han sido decomisadas pero que no tienen  nada que ver los hechos acusados.

Para hoy miércoles está previstos que concluyan los abogados defensores y que los representantes de la Fiscalía y Procuraduría General de la República (PGR) contesten los agravios (perjuicios), que las defensas aseguran le causó a sus representados la sentencia de primera instancia.

La “Operación Jade”  fue ejecutada  en agosto del 2014 por la Dirección de Droga Nacional de la Policía Nacional y formó parte de una estrategia internacional conocida como “Diamante”.

Entre los condenados por  este  caso también figuran  los salvadoreños Mario Mendoza Chávez y Héctor Martínez Hernández.