•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estudiantes de las distintas carreras de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) expusieron seis tipos de viviendas seguras diseñados especialmente para cada zona de vulnerabilidad física en el país, durante la I Feria de Construcción Segura, organizada por esta casa de estudios.

Para la elaboración de las propuestas, los universitarios se basaron en los resultados de los proyectos del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), que es donde se establecen los indicadores de riesgos que existen en el país. 

Durante la exploración previa a elaborar las propuestas, los participantes detectaron los principales problemas al construir las viviendas en Nicaragua, que son la falta de mano de obra calificada, materiales de mala calidad y el mal empleo de los sistemas constructivos o del material mismo, detalló Marcela Galán, subdirectora del programa de extensión académica de la UNI. 

Cada uno de los modelos  fue construido con materiales económicos específicos para reducir el daño que puedan provocar los desastres naturales, como huracanes en la zona del Caribe, la caída de cenizas volcánicas en el occidente, inundaciones en los bordes del lago de Managua, tsunamis en el Pacífico, y deslizamientos y torrenciales en el norte del país.

Galán explicó que las exposiciones fueron realizadas por instituciones del Gobierno, organizaciones no gubernamentales y estudiantes de universidades de Nicaragua, México, Guatemala y El Salvador.

“Lo que estamos tratando es que haya un proceso de intercambio de información para generar algunas recomendaciones de mejora en los procesos de construcción”, expresó Galán en la inauguración de la feria. 

Los trabajos expuestos al público en general durante la feria estarán disponibles en la página oficial de la iniciativa Construcción Segura de la UNI.

Participantes de intercambio

La feria se realizó en el contexto de la I Jornada de Construcción Segura del proyecto Construcciones Seguras que ejecuta la universidad y que tiene como objetivo poder compartir alguna información que se ha generado a lo largo del proyecto, y difundir información de otros actores sociales, instituciones del Gobierno y otras universidades de Nicaragua, señaló Galán.

En total, participaron 26 grupos de trabajo, entre los que se cuentan participantes de intercambio provenientes de universidades de México, Guatemala y El Salvador, que promueven estas prácticas.

David Castañeda, profesor de la facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Chiapas, México, expresó que las propuestas presentadas en la feria son planteamientos concretos de tecnologías que han sido experiencias de México, pero que puedan ser integradas en los sistemas constructivos de Nicaragua.