•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La onda tropical número tres se encuentra instalada en el litoral caribeño nicaragüense según el pronóstico del tiempo del 26 de mayo publicado por el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) en su página web. 

Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, anunció sobre la llegada de la onda tropical en el país, y recomendó a la población estar pendiente, vigilante y atenta a dicho fenómeno climático. 

“Tuvimos también una noche lluviosa (25 de mayo) con algunas afectaciones, en Managua seis viviendas con afectaciones parciales, y cuatro que están en riesgo de colapsar. Hemos estado trabajando desde la Alcaldía de Managua (ALMA) despejando vías, hubo más de diez árboles caídos; limpiando sedimento, basura, cauces, tragantes, manjoles; retirando escombros, también limpiando canaletas. Lo que se hace usualmente después de las lluvias en una ciudad tan caótica como la nuestra”, dijo Murillo. 

Además señaló que se reportaron afectaciones en el municipio de Nueva Guinea, Región Autónoma Caribe Sur (RACS). “Me acaba de llamar el compañero Uriel Filemón desde Nueva Guinea, para decirnos que tenemos afectaciones en más de diez viviendas como producto de las lluvias”, apuntó Murillo.

También manifestó que se reportaron afectaciones por lluvias en algunos municipios del país como:  Catarina, Nandaime, Posoltega, desembocadura de Río Grande, San Jorge, San Rafael del Sur, Moyogalpa, San Ramón, Las Sabanas, Santa Rosa del Peñón, Somotillo, y Wiwilí de Jinotega. 

Reporte en Chinandega

La noche del jueves también se registraron vientos de regular intensidad sobre una franja de dos kilómetros, causaron daños en un barrio e instalaciones aduaneras en El Guasaule, fronterizo con Honduras. Las lluvias acompañadas de tormenta eléctrica cayeron sobre Chinandega, Villanueva y Somotillo, en este último municipio se registraron las mayores afectaciones. 

El personal de la Defensa Civil informó que los techos de las agencias aduaneras volaron por los aires, mientras que viviendas de un barrio urbano de Somotillo fueron también afectadas. Además los comerciantes y usuarios de la zona aduanera estaban sorprendidos con el inesperado fenómeno que ocurrió al precipitarse el aguacero.

Alicia Ayala, habitante de la zona, describió que al menos diez casas fueron parcialmente dañadas y una decena de árboles cayeron al suelo. El viento fuerte sopló durante 15 minutos, pero no bajó el tendido eléctrico ni provocó daños a las personas.

Por su parte, la pobladora Blanca Huete dijo que escuchó el silbido del viento simultáneamente al ruido que provocó el vuelo del techo. Uno de los barrios afectados es Loma Linda, al norte del poblado.

Intentaron salvar a Isaac, pero la electricidad lo ató

Eva Inestroza y Carla Torres

David Uriel Ruiz, de 19 años, junto a dos amigos, auxiliaron y vieron por última vez con vida al adolescente Isaac Villalobos, de 14 años. Ellos revelan que lo vieron caer, apoyarse en un poste metálico y morir electrocutado la tarde del jueves en el barrio Hugo Chávez de Managua, cuando caía un aguacero.

“Mis amigos y yo estábamos esperando que pasara la lluvia en la venta cuando vimos a dos chavalos que pasaron corriendo. Parece venían de la escuela por el uniforme, cuando uno de ellos se cayó y se agarró del poste y comenzó a gritar. Intentamos guiñarlo, pero golpeaba la corriente, entonces amarramos un mecate en la mochila así lo guiñamos y logramos despegarlo. Pero fue en vano porque dilató como 15 minutos electrocutándose”, recordó Ruiz.

Los bomberos, según el recuerdo de Ruiz, tardaron aproximadamente ocho minutos en llegar al sitio para trasladar al adolescente hasta el hospital Alemán Nicaragüense, pero ya iba sin vida.

Según los vecinos, el amigo que lo acompañaba fue el primero que intentó salvarle la vida, tratando de tomarlo del pantalón para separarlo del poste, pero no pudo. Isaac regresaba de la escuela cuando sucedió la desgracia.

Isaac Villalobos era el último de cuatro hermanos, hijos de Silvia Briones y Juan Villalobos. Cursaba el primer año de secundaria en el Instituto Hugo Chávez. Sus familiares y compañeros de clase lo recuerdan como un niño alegre, a quien le encantaba jugar futbol.

“Casualmente ayer lo vi jugando. Era un niño que le gustaba jugar, no molestaba a nadie, hacía lo normal de un niño de su edad. Los vecinos que le ayudaron dicen que él venía corriendo y se resbaló, intentó agarrarse de un poste que estaba cerca y así recibió la descarga eléctrica”, relató Irving Salazar Villalobos, primo del adolescente que falleció.

Isaac fue sepultado la tarde de este viernes en el cementerio Milagro de Dios. Su familia aún se encuentra en shock debido a lo ocurrido.

Riesgo permanente 

El poste metálico que le costó la vida a Villalobos tiene tiempo de dar problemas, comentaron algunos vecinos del Barrio Hugo Chávez. “Aunque sea un poste telefónico son los alambres (de electricidad) los que pasan por él, ahora ve la desgracia que ocasionó”, se quejó Humberto Miranda, un vecino del barrio.

Olmo Noguera, jefe de operaciones del Benemérito Cuerpo de Bomberos dijo que este es el primer caso que se reporta de muerte por descarga eléctrica.

¿Qué ocurre cuando hay una descarga?

Jader Cisneros, pediatra de la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua (Aproquen), manifestó que cuando una persona recibe una descarga eléctrica ya sea por un rayo o por un objeto energizado, el cuerpo sufre el mismo tipo de quemadura.  

“Al  recibir una descarga eléctrica y tener el cuerpo un sistema eléctrico (el que impulsa al corazón a moverse) se produce un paro cardíaco. La descarga eléctrica entra y empieza a causar lesiones de adentro hacia afuera. No se visualiza bien el daño. Solamente se ve el punto de entrada y el punto de salida. El cuerpo humano es un buen conductor de la corriente eléctrica, porque el 60 por ciento de su composición es agua ”, dijo Cisneros. 

También apuntó que las quemaduras eléctricas generalmente producen muertes instantáneas, porque si es un rayo, este trae miles de voltajes en la descarga. Si es un cable con bajo voltaje la víctima logra sobrevivir.

“Aquí lo que tuvimos fue un niño que pisó un cable eléctrico. Le entró por el pie y le salió por el pecho. Nosotros no visualizamos la quemadura como un niño cuando se quema con agua. Toda quemadura eléctrica se atiende en cuidados intensivos porque se tiene que monitorear el ritmo cardíaco. Solamente sabemos que es grave porque no se determina el daño que ha causado. La valoración es entre 24 y 48 horas”, señaló.

Finalmente dijo que estas quemaduras son muy pocas. En lo que va del año, Aproquen no ha reportado casos de este tipo. El especialista recomendó que se debe acudir inmediatamente con la persona quemada por descarga eléctrica a un centro asistencial para medir su ritmo cardíaco.