•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuatro árboles han sido plantados en medio de la calle  El Triunfo —dos han sido laureles de la india y los últimos dos han sido madroños, el árbol nacional— pero nadie recuerda estos datos. Para los managuas, ahí simplemente está El Arbolito, una de las principales referencias de la capital y testigo de todo tipo de hechos, entre ellos algunos sangrientos. 

El primero de los arbolitos cayó a causa del comején y los siguientes por choques. 

El Arbolito también es famoso porque es referencia de hechos violentos. Del Arbolito una cuadra al lago, media hacia arriba, en el barrio Cristo del Rosario, ocurrió un hecho que marcó la historia. Ahí fue ejecutado el sargento de la Guardia Nacional, Gonzalo Lacayo. 

“Esa noche, me acuerdo que escuché desde mi casa una bulla como de triquitracas. Tenía como 16 años, salí de chepa y ahí estaba él (Lacayo) en el suelo”, recuerda César Rodríguez, de 64 años.

Lacayo era torturador de la Guardia y fue eliminado por un comando del Frente Sandinista cuando visitaba a su mamá, quien vivía en esa calle, donde el sargento también tenía una casa.     

Daniel Vega, de 67 años, habita en el barrio Santa Ana norte, cercano al Arbolito. Dijo que esa noche la Guardia se dejó venir como una tormenta. “Eran como las 8:00 de la noche, después de que mataron a Lacayo los jeep full de guardias pasaban a toda prisa. Recogían lo que encontraban”, relató.

Los dos hombres recuerdan que ese fue el momento más agitado de esta zona de la capital. Rodríguez aseguró que días después, los altos mandos de la Guardia Nacional llegaron al funeral del famoso torturador. “Otra vez el sector del Arbolito se volvió a llenar de guardias, eso fue inolvidable”, recordó.  

Del Arbolito cuatro cuadras hacia el sur, exactamente en otro punto de referencia, como lo fue el restaurante Las Delicias del Volga, cayó en combate un año antes el guerrillero Julio Buitrago. 

El misterio de El Arbolito

Para el periodista Pablo Emilio Barreto, el origen de este punto de referencia es un misterio. Nadie sabe quién plantó un árbol en medio de la calle del Triunfo, que se extendía desde el viejo Parque Central de la capital hacía el oeste, dijo Barreto. 

No obstante, algunos pobladores que crecieron y vivieron por muchos años en los alrededores tienen sus versiones de cuál fue el origen del icónico Arbolito. 

Dos cuadras hacia el lago de la mencionada dirección, en una casa viejísima, de las pocas que han sobrevivido de la vieja Managua, vive Frank Morgan. Aseguró que nació ahí y recuerda que el nombre del Arbolito es un sarcasmo.

“Era frondoso, me acuerdo bien”, dijo Morgan. Recordó que este árbol era el último de una fila que se extendía por cada cuadra en la avenida del Ejército. Según registros del Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica (Ihnca), esta vía fue inaugurada en 1946 y contaba con hermosos bulevares donde se encontraban los árboles. 

En los años 60, según cuentan los vecinos, el frondoso laurel fue derribado por su tamaño y porque los comejenes lo estaban afectando.  

La utilidad de El Arbolito

Más que por los sucesos que pasaron cerca, El Arbolito es recordado por la utilidad para conductores de taxis o cualquier persona que busca ubicarse en este sector de la capital. 

Felipe Urroz, de 65 años, es un experimentado chofer que cuenta que pese a que por ese sector hay un sinnúmero de referencias como la iglesia de Santa Ana y la antigua fábrica de hielo La Polar, prefiere El Arbolito porque está en un lugar céntrico y es más popular. 

Por ese lugar también transitan las rutas 101, 102, 112 y 123 y se conectan las carreteras de occidente hacía el norte de la capital. Los vecinos aseguran que hace unos meses un taxista chocó, pero milagrosamente El Arbolito no cayó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus