•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jeffry Garay, de 28 años, y Gerson Obregón, de 23, están siendo juzgados por el delito de homicidio en contra del guarda de seguridad José Zamora, ocurrido el pasado 18 de febrero en Bello Horizonte. Paralelamente también fueron señalados de asesinar a Óscar Miguel Torres, de 23 años, el pasado 3 de febrero en las cercanías del Puente León, en el barrio Cuba. 

La audiencia en el primer caso fue suspendida por el Juez Quinto Distrito Penal de Juicio, José Silva, porque algunos testigos no llegaron. 

Gerson Obregón estuvo enjuiciado en 2012 y 2014 por homicidio y en el 2015 por tentativa de homicidio. En ese último logró su libertad porque un tribunal de jurado lo declaró no culpable.

Mientras que Jeffry Garay tiene antecedentes por robo con intimidación y posesión ilegal de armas de fuego.

La Policía Nacional demostró que ambos son de “alta peligrosidad” debido a que con las investigaciones de criminalísticas se determinó que el arma calibre 45 que estos utilizaban está implicada en ambos sucesos. 

Durante el juicio oral y público la fiscal del Ministerio Público presentó a un testigo del asesinato de Zamora. Se trata de una vecina que al momento del hecho estaba sacando su vehículo del estacionamiento de su casa a eso de las 7:30 a.m.

La declarante relató que ambos sujetos se movilizaban en una moto. Dijo que quien disparó contra el vigilante fue Obregón. 

La justicia será impartida por un jurado de conciencia. El juez Quinto Distrito Penal de Juicio, José Silva, reprogramó la audiencia para el 15 de junio. 

Historial peligroso

Gerson  Obregón es conocido como alias “El Mono” y Jeffry Garay como “El Gemelo”. La Policía detalló que en ambos casos, quien manejaba la moto era Garay. Sin embargo en el asesinato de Óscar Miguel Torres en el barrio Cuba, fue este último quien lo mató.  

También son vinculados con el asalto que sufrió el comerciante José Vicente Cardenal Ortiz, de 72 años, la mañana de 25 de julio de 2016. En esa ocasión despojaron de 100,000 córdobas a la víctima, quien iba a realizar un depósito en una entidad bancaria en el sector de Ciudad Jardín.