• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En el interior de la construcción donde se levanta el polideportivo Alexis Arguello y el complejo de piscinas olímpicas, en la nueva etapa del parque Luis Alfonso Velásquez Flores, se encuentra deteriorado el monumento a los fallecidos de los terremotos ocurridos en 1931 y 1972.

Aún se desconoce si este monumento desaparecerá o será trasladado a un lugar seguro.

Cuando inició la construcción del polideportivo, el secretario general de la comuna, Fidel Moreno, informó que el área del monumento sería incorporada al resto y se respetaría su lugar.

Para el estudioso de la historia de Managua, Bayardo Cuadra, el monumento histórico debería rescatarse como un recordatorio de los eventos catastróficos que marcaron a la capital.

“Este parque estaba ubicado en el centro de Managua, era conocido como el parque San Antonio, en cuya área se creó el memorial de los fallecidos. Ahí estuvo la iglesia San Antonio y el monumento del Maestro Gabriel que después de un tiempo quedó abandonado y en 2004 fue trasladado al cementerio San Pedro”, recordó Cuadra.

El monumento a los fallecidos del terremoto fue construido en 1993, diseñado por Ana Pasquier y Olimpia Canales. La obra fue ejecutada por la Alcaldía de Managua como recuerdo a las víctimas.

LAS TRAGEDIAS

El 31 de marzo de 1931 un terremoto azotó la ciudad, dejando como saldo 1,000 muertos y el centro de la capital destruido. Este terremoto tuvo su epicentro en la falla del Estadio.

El 23 de diciembre de 1972 otro terremoto destruyó Managua. Este terremoto dejó como saldo más de 10,000 muertos, 20,000 heridos, y entre 250,000 y 300,000 personas sin hogar.

El monumento consta de cinco figuras en la parte superior y cuatro relieves en su base. Resalta un portal con dos atlantes que sostienen la mitad del mundo y dos placas de relieves que fueron esculpidas en la columna del mismo. Las dos columnas junto al portal representan dos mujeres sobre una lápida simbolizando el duelo que quedó en muchos hogares nicaragüenses.

Las cinco figuras de la parte superior del monumento central describen a una familia que yace en el umbral de la puerta de una casa.