•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El segundo simulacro multiamenazas de este año se realizó ayer en todo el país. Según Guillermo González, director del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), alrededor de un millón y medio de personas participó en el ejercicio.  

Esta vez uno de los puntos mediáticos en Managua fue el mercado capitalino el Mayoreo. A las 11:00 a.m., se recrearon 3 escenarios de emergencias en donde la hipótesis fue un terremoto de intensidad 7.2 en la escala de Richter, que dejó como consecuencia incendios y gente bajo escombros. También se incluyó el pillaje. 

Gonzalez destacó que 800,000 estudiantes en 8,600 colegios se sumaron a los ejercicios. Además resaltó que este simulacro contó con 9,000 escenarios. En la parte de instituciones de emergencia, González subrayó que 2,000 unidades de atención médica, entre hospitales, centros de salud y clínicas también participaron. 

Los bomberos sumaron alrededor de 1,000 voluntarios y la Cruz Roja 180. “La participación de la población estuvo muy bien, incluso en la zonas costeras el tiempo de la evacuación fue de 20 minutos, cuando el parámetro internacional es de 30”, recalcó González.  

Evaluación del Simulacro

Sim embargo, en escenarios como el Mayoreo los comerciantes que participaron fueron 120, de más de 2,000, afirmó el gerente de la Corporación Municipal de los Mercados de Managua (Commema), Denis Duarte. 

En total participaron aproximadamente 2,048 personas entre vendedores, bomberos, policías, militares y voluntarios, indicó Duarte, quien al final del evento señaló que todavía la mayoría de los comerciantes se resisten a participar.  

El primero de los escenarios recreaba el momento en que una persona era rescatada por la Unidad Humanitaria de Rescate (UHR), del Ejército de Nicaragua, en el segundo piso de un negocio. Los militares utilizaron la técnica aérea con las cuerdas, el ejercicio se realizó durante cinco minutos.    

El otro escenario fue el rescate de personas bajo escombros. En este participaron comerciantes voluntarios y la UHR, en el que fue visible la rapidez y seriedad con la que hicieron la prueba. El tiempo total que llevó terminar este escenario fue de un poco más de 10 minutos. 

En el escenario de incendio el agua no fue un problema. Tanto la brigada contra incendio del mercado como los bomberos tuvieron suficiente presión en sus mangueras para que el líquido saliera. El gerente del Mayoreo dijo que esto se debe a que el mercado cuenta con su propia fuente de agua. 

El escenario que estrenaban era el de pillaje, que consistió en que un grupo de personas entraba a robar a las tiendas después del terremoto. De acuerdo con las autoridades, todos los ejercicios del simulacro se realizaron en 20 minutos aproximadamente.