•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por supuestamente sustraer 221 metros de cables que sirven para llevar comunicación de línea telefónica a 1,200 usuarios, valorados en 105,903 córdobas, fueron acusados cuatro hombres por robo agravado en perjuicio de una empresa de telecomunicación.

Los acusados son Wilmer Pérez, Jimmy Ramírez, Frank Sánchez y Alejandro Escoto. 

De acuerdo con el Ministerio Público, el pasado 18 de junio, a las 6:20 a.m., los sospechosos se llevaron 1,200 pares de alambre de 2.5 milímetros de grosor hechos de cobre. Dichos cables se encontraban de los semáforos del colegio Rigoberto López Pérez, 350 metros al sur, en el distrito 1. 

Según la relación de los hechos, los implicados supuestamente sustrajeron el material de una cámara subterránea de concreto.

Para trasladarlo contrataron a otra persona. Luego el material fue trasladado a un predio vacío en el municipio de Ciudad Sandino, donde estaba guardado para después venderlo. 

Las abogadas defensoras pidieron al juez Quinto Penal de Audiencia, Julio César Arias,  que desestimara la acusación porque no se define la participación de cada acusado, es decir que no se individualiza las acusaciones. También porque no se les ocupó ningún cable. 

Jimmy Ramírez, uno de los acusados, afirmó que trabaja para la empresa de telecomunicaciones. Por su parte, Alejandro Escoto dijo que la propiedad donde encontraron los cables es de él y que solo “rentó el terreno en 500 córdobas, sin saber lo que pasaba”. 

Los otros dos implicados aseguraron que no tienen que ver con dicho robo y que se dedican a la oficio de albañilería. 

El juez Julio César Arias dictó detención domiciliar para los acusados, así que solo podrán salir a trabajar. La audiencia inicial de este caso será el próximo miércoles 5 de julio, a las 12:50 del mediodía, en la sala 25 de los juzgados de Managua.