•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las obras en el proyecto del paso a desnivel Las Piedrecitas avanzan con el levantamiento de lo que serán las rampas desde el área norte y oeste, mientras se continúa el movimiento de tierra de cara a la unión de lo que será el paso a desnivel del 7 Sur, también en construcción.

En una visita de El Nuevo Diario en el sitio de las obras, se constató que ya se trabaja en las rampas de ingreso en el punto oeste, donde es el ingreso desde la carretera nueva a León, hacia el hospital Roberto Huembes.

El segundo lugar donde se construye la rampa es el punto norte, proveniente de la Panamericana Norte con dirección al 7 Sur.

Los obreros señalan que se están instalando losas de concreto en los laterales de lo que serán las rampas, la cual se rellenará, para alzarlas y recubrirlas. Posteriormente se instalarán las vigas sobre las columnas armadas, para finalmente unirlas con las rampas.

“El proceso no difiere mucho al desarrollado en el paso de Rubenia construido hace un año y medio, con la diferencia que el carril de carretera que viene de León, al subir tendrá un giro hacia la derecha, mientras un segundo carril girará a la izquierda, para los carros que provienen de la embajada americana, hacia el hospital Roberto Huembes, mientras la parte baja tendrá un triángulo”, comentó el obrero señalando que se hará una especie de “Y”. 

Similar será el paso a desnivel del 7 Sur, aunque ahí habrá una rotonda baja, que permitirá de forma fluida la entrada y salida de Managua en la zona de la carretera vieja a León.

Según los planes municipales, detallados por el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, en su última presentación ante los medios de comunicación sobre el tema, explicó que se pretende terminar el primer paso en diciembre del 2017 y el paso del 7 Sur en los primeros meses del 2018.

Parte del proyecto requiere la instalación de cinco pasos peatonales elevados, uno de estos frente al hospital Roberto Huembes, el otro comunicará al parque Las Piedrecitas con el andén de la embajada americana, un tercero en frente al antiguo hospital Vélez Paíz, al frente del supermercado Maxi Palí,  y un quinto en el costado oeste del Banco Central.

Por su parte, la conductora Isabel Maradiaga, que habita en residencial Vistas del Momotombo, dijo que actualmente es un dolor de cabeza entrar a Managua, primero porque la pista no da abasto y en segundo lugar el cuello de botella que se forma en la hora pico, por los desvíos hechos por el desarrollo del proyecto de los pasos a desnivel.

“Me fui del centro para buscar un lugar más tranquilo en las afueras de la ciudad, pero se ha convertido en un dolor de cabeza. Espero que esa obra resulte, porque en momentos de bajo tráfico tardo 15 minutos, en hora pico es 1 hora”, alega Maradiaga.

Según el estudio de volumen de tráfico realizado por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), por la entrada a Managua desde la carretera Nueva a León transitan aproximadamente 21,000 vehículos al día, mientras por la vía de carretera Sur son 12,000.

Para Irwin Caldera será bueno ver terminado ese proyecto y ver en la realidad los resultados de la inversión desarrollada con los impuestos de los capitalinos.

“Más vale que no sea como sucedió en Rubenia. Ahí se construyó un paso a desnivel pero como no todas las pistas están ampliadas y hay semáforos, esto es un problema. Pasa bien por el paso a desnivel, pero pronto encontrás un semáforo y ahí se terminó la agilidad”, consideró Caldera.

Para el ingeniero Armando Izabá, los temores de algunos conductores inicialmente se concretarán porque aún faltan obras conexas en ciertos sectores.

“Recordemos que se reconstruirá y ampliará la pista Juan Pablo II. Eso requerirá tiempo, se planea hacerla en tres años. Esto también causará inconvenientes, así que no esperemos que la solución sea inmediata. También se debe tomar en cuenta que se necesitará ampliar de la entrada del parque Las Piedrecitas hacia el este”, comentó Izabá.

El especialista consideró que los planes municipales van por el camino correcto y los estudios que el JICA ha realizado para el “Plan maestro de desarrollo urbano de la ciudad de Managua”, ayudan para concretar de los planes municipales que den respuesta ante el actual caos vial capitalino.

Izabá señaló que entiende que la planificación es a largo plazo y debe hacer por etapas pues cada una de esas obras representa una inversión fuerte. 

Datos oficiales de la municipalidad indican que cada uno de los pasos a desnivel tiene un costo aproximado de US$14 millones los que se invierten en cada paso a desnivel y el área de intervención es de 13 manzanas.