•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Son 24,000 vehículos los que diariamente cruzan por el recién finalizado puente que cruza el cauce El Borbollón, en el kilómetro 13 de  la carretera Panamericana norte, mientras bajo su veloz paso, un par de hombres pulgada a pulgada están en labores demoliendo la antigua estructura hecha de concreto reforzado con hierro.

Los obreros señalan que solo quedaron trabajando cinco obreros, culminando detalles del nuevo puente terminado hace una semana; dos de ellos bajo el puente, donde la antigua estructura es removida con maquinaria pesada. Mientras los otros se ocupan de la instalación de los bloques de concreto denominados Jersey, que por seguridad separa la pista vehicular de la ciclo vía.

“Aquí estamos dos en la demolición de la vieja estructura. Solo dejaremos las paredes laterales para que den mayor protección y fortaleza en la parte baja del nuevo puente”, destacó uno de los obreros.

Entre las tareas desarrolladas por el martillo hidráulico está la remoción del viejo puente, en especial dos paredes centrales que se consideraron un gran problema. Estas paredes servían de soporte a la antigua estructura, sin embargo también retenían desechos sólidos que bajan de la cuenca sur de Managua, y corrían con las aguas pluviales por el cauce El  Borbollón.

Entre las sorpresas que encontraron los trabajadores al inicio de las obras, fueron troncos de árbol completos estos al quedar pegados, acumulaban basura y toneladas de sedimentos que terminaban por impedir el paso del agua pluvial, haciendo que se desbordara, impidiendo el paso vehicular sobre la carretera Panamericana norte, la vía más importante que comunica a la capital con los departamentos del norte del país e inundando los barrios de Santa Elena y Monte Fresco.

Además de la remoción del viejo puente, también están en labores de limpieza de poco más de un metro de acumulación de sedimentos.

El nuevo puente tiene un ancho de 34 metros, el cual fue ampliado considerando la futura extensión de la pista que se espera pasar de cuatro carriles a seis.

La actual estructura tiene una elevación de 70 centímetros más que la antigua. Esto permite la capacidad de paso de las aguas de drenaje en invierno.

Entre los planes anunciados por el  Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), está proyectada la ampliación de la vía a Tipitata, a seis carriles, que forma parte del Plan maestro de la red vial nacional.