•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos hombres permanecen desparecidos desde la tarde del viernes después que el vehículo en que viajaban se precipitó al cauce Oriental en el trayecto entre los puentes ubicados en la entrada al barrio El Riguero y la pista El Dorado.

Los desaparecidos, cuya búsqueda se reanudará hoy, son Francisco Adonis García, de 34 años  y Eliécer García López, de 29 años. En el vehículo también viajaba Emmanuel López,   de 24 años, quien es vecino de los dos hombres que permanecen desaparecidos.

Rescatistas de la Dirección General de Bomberos y Cruz Roja Nicaragüense suspendieron la búsqueda de los dos hombres en las contaminadas aguas del lago Xolotlán  al entrar la noche ante la falta de visibilidad.

Intento en vano 

Los bomberos dieron vuelta al vehículo, color blanco, franjas  celestes, placa RI 4701 con la esperanza de encontrar prensado bajo el automóvil a Francisco García y Eliécer García López, pero  este esfuerzo solo comprobó que ellos fueron arrastrados por la corriente.En el vehículo también viajaba Emmanuel López,   de 24 años, quien es vecino de los dos hombres que permanecen desaparecidos. 

Emmanuel López, quien fue trasladado en estado estable al hospital Manolo Morales se salvó de correr la misma suerte de sus vecinos; porque un socorrista de la Cruz Roja logró  rescatarlo de la corriente que lo arrastraba.

Confusas circunstancias 

Las circunstancias en que el vehículo propiedad de Eliécer García López cayó al cauce con sus tres ocupantes hasta la noche del viernes no eran conocidas con exactitud por las autoridades policiales.

Hay quienes aseguran que el carro  y sus ocupantes cayeron  al fondo del cauce Oriental  al ser arrastrado por una corriente cuando salían de un autolote que está cerca del puente El Paraisito.

Una segunda versión es que el conductor del automóvil (Eliécer García) por lo fuerte de la lluvia equivocó su ruta cayendo sobre el canal cuyas aguas desembocan en el lago Xolotlán.

Pero también hay quienes aseguran que el carro y sus ocupantes fueron arrastrados varios kilómetros desde el sitio donde cayeron hasta la altura del puente El Dorado donde quedó volcado el automotor.

Llanto y angustia

Al caer la tarde, en el puente de la Colonia Pedro Joaquín Chamorro donde termina su trayecto el cauce Oriental, decenas de curiosos se aglomeraron a la espera de que rescatistas de la Cruz Roja y Dirección General de Bomberos recuperaran los cuerpos de los desaparecidos. 

Mientras tanto, parientes de  Francisco García y Eliécer García se presentaron al sitio dejando ver en sus rostros la angustia por el temor a que sus seres queridos estén muertos.

Pobladores del barrio Las Torres  que están acostumbrados en todas las épocas lluviosas a ver pasar personas arrastradas por la corriente rumbo al lago Xolotlán dijeron no haberlos visto.