•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A cuenta gotas, la pista alterna a carretera Masaya da un nuevo paso en el proyecto de descongestionamiento de una de las vías más importantes de la capital.

Trabajadores de la empresa de energía Disnorte Dissur desarrollaron las labores para desplazar los postes de tendido eléctrico de media tensión que están a orillas de la entrada de las Cuatro Esquinas, Las Enramadas  y hacia el norte, lo cual representaba uno de los pocos obstáculos a superar para culminar las obras.

“En total son 11 postes que moveremos y dos nuevos a ser instalados en este segmento hasta residencial La Toscana. Esto para dar espacio a los trabajos que viene haciendo la Alcaldía de Managua (Alma) de la pista alterna. Trataremos de terminar hoy, si no tendremos que reprogramar hasta una semana o dos”, alegó uno de los encargados.

Explicó que el corto tiempo que tienen es porque deben cortar la energía eléctrica en todo el sector y para eso se tienen programaciones y horarios, pues no se puede afectar por mucho tiempo a los pobladores.END

Mega antena

Entre la veintena de trabajadores de la empresa de distribución eléctrica, otro equipo de telefonía se encargaba de la mega antena que se debe mover.

“Tenemos que cambiar la antena. Para eso la empresa tuvo que comprar otro terreno y disponer de las condiciones de infraestructura necesaria para que opere con seguridad”, comentó uno de los trabajadores. El movimiento será de aproximadamente cuarenta metros y tomará, al menos, una semana para el traslado físico de la enorme estructura de telefonía celular.

Según los obreros que construyen la carretera, una vez que se realice el trabajo de posteado y el traslado de la antena, podrán  continuar con la obra.

“Esto atrasa, nos falta solo un pedazo como de 100 metros de concreto hidráulico de la pista en el carril de sur a norte, y unos 650 metros de la ciclovía. Del otro lado, de norte a sur, solo tenemos un carril terminado, falta el segundo carril y los andenes, hasta la entrada del Centro de Formación y Desarrollo Juvenil de la Policía Nacional. Con la reubicación de los postes podremos continuar sin mayores obstáculos”,  aseguró.

Preocupaciones

Las personas afectadas por la ampliación, se consideran bien indemnizadas. José Antonio Silva, quien indicó que tuvo que ceder unos 20 metros cuadrados de su propiedad, dice estar preocupado por el riesgo que supone la nueva carretera.

“No se puede detener el progreso. Esta carretera es buena para nosotros en alguna medida, pero me preocupa que cuando esté terminada sea peligrosa para los niños y las niñas, porque habrá mucho vehículo pasando por aquí”, dijo Silva, quien aunque no definió el monto de su indemnización, considera que le dieron lo justo.

Por su parte, María José Hernández, expresó que la construcción de la carretera afectó el terreno donde vivía, pero finalmente resulto beneficiada.

“Vivíamos  donde ahorita están instalando un poste, pero ahí estábamos posando. Cuando afectaron al propietario lo indemnizaron, pero nosotros teníamos que irnos y la Alcaldía nos dio aquí. Este terreno era propiedad de una señora que fue indemnizada con otro pedazo de tierra y fue cuando nos trasladaron acá”, dijo Hernández.

Progreso

Pedro Montenegro, habitante del barrio Las Enramadas, destacó que la carretera podrá mejorar las condiciones económicas, ya que muchos tienen pequeños negocios y habrá más movimiento vehicular cuando el proyecto esté terminado. 

“Otra cosa que será bueno es que elevará el valor de las propiedades, lo que será bueno para esta zona”, alegó Montenegro.

En total, el proyecto representa aproximadamente 15.4 kilómetros de largo, partiendo desde el kilómetro 12.5 de carretera Masaya hasta conectarse con el kilómetro 13 de  la carretera Panamericana Norte.

Desde el 2013 se viene impulsando esta obra que, desde carretera Masaya, tiene cuatro entradas a Managua. La primera por la vía de Las Jagüitas, pasando por los barrios Salomón Moreno, reparto Schick y La Fuente, hasta salir al mercado Roberto  Huembes; la segunda salida es por pista La Sabana, siguiendo al oeste hasta el mercado Iván Montenegro; la tercera vía es por la ampliación de la pista Larreynaga a salir al mercado el Mayoreo.

La cuarta salida se desarrolla cruzando Sabana Grande hasta Ciudad Belén y de ahí a los terrenos del INTA, para llegar al kilómetro 13 de la carretera Panamericana Norte. 

Los segmentos que están en desarrollo son el paso de las Cuatro Esquinas, Las Enramadas, el camino que comunica a Sabana Grande con Ciudad Belén y los 3 kilómetros que hay desde Belén hasta la Panamericana Norte.