•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Ministerio de Salud (Minsa) informó ayer que se ejecutará un proyecto del Sistema de Información de Alerta para la Captación y Gestión de pacientes con síntomas relacionados a las enfermedades febriles, en donde se registrarán automáticamente los datos de la persona en línea y se creará una ficha epidemiológica virtual.

El sistema permitirá que los médicos atiendan oportunamente a los pacientes, basados en su historial médico actualizado, y que los resultados de exámenes de laboratorio también se reflejen en la ficha de manera automática, por lo que se optimizará el tiempo de atención.

Las enfermedades febriles que afectan a la población nicaragüense son el dengue, chikungunya, zika, leptospirosis e influenza. Las pruebas correspondientes para cada una de las afecciones es por medio de exámenes de sangre, orina, saliva y de garganta, según las autoridades sanitarias.

El ejercicio piloto se aplicará en los centros de salud Francisco Buitrago, distrito IV de Managua, y del municipio de Tipitapa, pero se espera que a finales de este año el proyecto se extienda a nivel nacional, declaró a medios oficiales el doctor Carlos Sáenz, director de Epidemiología del Minsa.

¿Cómo funciona?

Al momento que un ciudadano acuda a la unidad de salud con fiebre, los datos personales serán registrados en una ficha y se guardarán en un sistema general de cada municipio. 

La información recopilada reúne información de relevancia como características de las viviendas, fecha exacta de cuándo iniciaron los malestares, síntomas específicos y los resultados de las pruebas de laboratorio a las que se somete el paciente, de acuerdo con la información oficial.

El registro se mantendrá actualizado en tiempo real en el sistema en línea del Minsa a nivel nacional y estará disponible para el personal autorizado por la institución. 

Posteriormente, los resultados de las pruebas realizadas a los pacientes, que se envían a los laboratorios, serán registrados en el sistema inmediatamente. Con este método, el historial clínico de cada nicaragüense será más accesible al personal médico y permitirá tomar decisiones adecuadas a cada situación, basadas en las necesidades del paciente. 

Por otro lado, el “tiempo de la entrega de los resultados de laboratorio” será en menos de 24 horas y el médico dictará el tratamiento pertinente lo antes posible. 

Asimismo, con este nuevo sistema, las autoridades de salud podrán detectar con anticipación los posibles brotes de las enfermedades febriles.