•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La embajadora de Alemania en Nicaragua, Ute Konig, y la directora regional de la Cooperación Alemana para América Central, el Caribe y México, Ulrike Metzer, se reunieron ayer en Managua con el presidente ejecutivo de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), Ervin Barreda. 

De acuerdo con el reporte de medios oficialistas, el objetivo del encuentro fue realizar una valoración del trabajo de saneamiento y distribución de agua potable que apoya el gobierno de Alemania en el país. 

En la reunión se abordó el tema del proyecto Managua-Metropolitano. Las funcionarias alemanas estarán visitando algunos sitios como la planta de procesamiento de aguas residuales de Granada. 

Por su parte, el presidente ejecutivo de Enacal, señaló que están trabajando en la preparación de un programa que incluirá a Managua, Tipitapa y Ciudad Sandino, para dar continuidad al tema del saneamiento del lago de Managua, destaca el medio oficial.

A inicios de este mes, una comisión del Banco Alemán de Desarrollo (KFW, por sus siglas en alemán) llegó al país para evaluar la funcionalidad de la planta de tratamiento de aguas residuales de Managua. Alexander Grieb, ingeniero de agua y saneamiento, y uno de los funcionarios encargados de la evaluación, aseguró que en 2,000 metros de distancia del punto de descarga de las aguas tratadas se redujeron los contaminantes considerablemente, desde que comenzó a funcionar la planta en 2009. 

Al menos 25.5 millones de euros otorgó el gobierno alemán a través del Banco Alemán de Desarrollo (KFW), para el proyecto de la planta de tratamiento de Managua. Así mismo, hay una segunda fase del proyecto en el que se otorgarán al país 8.5 millones de euros. Nicaragua pagará el crédito en un plazo de 40 años, con un período de gracia de 10 años y una tasa de 0.75% anual, de acuerdo con las autoridades. 

Actualmente el proyecto que la cooperación alemana inició en el 2008 es administrado por Enacal, en sociedad con la empresa Biwater, que se encarga de operar este tipo de instalaciones. La planta de tratamiento produce 9,000 toneladas de biosólidos anualmente, lo que se vende como abono orgánico a agricultores del país. Las instalaciones de la planta de Managua procesan 150,000 metros cúbicos de aguas residuales por día, al menos el 75% del alcantarillado del casco urbano de la capital está conectado y su capacidad está en un 80%. Se prevé  que, con el crecimiento de la ciudad, deberá ampliarse.