•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Colocar la grama en el terreno de juego y finalizar las obras exteriores, son los detalles sobre los que la Alcaldía de Managua (ALMA) trabaja para poder inaugurar en octubre el nuevo Estadio Nacional de Beisbol Denis Martínez.

Durante un recorrido en saludo al Día Nacional del Deportista y a 26 años de lanzar su juego perfecto, el ex grandes ligas Denis Martínez  junto al secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, pudieron constatar que la instalación deportiva tiene un avance general de 94%. El edificio o estructura gris está finalizada. 

 “La estructura del techo tiene un 95% de avance, la colocación de la cubierta con un 50%, tenemos 15 mil butacas ya instaladas, y para terminar estamos trabajando el terreno de juegos”, dijo Moreno.

El funcionario comentó que entre miércoles y jueves, especialistas de las Grandes Ligas, visitaron el terreno de juego e hicieron recomendaciones para mejorar la permeabilidad del suelo. “Estamos incorporando más arena para que cumplamos ese objetivo”, explicó Moreno. 

Los trabajadores también terminan detalles como la red eléctrica e iluminación interna, construcción de las tiendas comerciales, entre otros detalles exteriores. De acuerdo al ingeniero Vladimir Silva, gerente del proyecto, el nuevo Estadio Nacional de Beisbol lleva un año y medio en construcción.

Obras de vialidad

Moreno señaló que además de terminar el campo de juego, lo que necesita más hora de trabajo son las obras exteriores. Adelantó que la próxima semana se iniciarán los trabajos de conexión entre las dos importantes vías que circundan el estadio. 

“Los trabajos de vialidad están empezando, no llevan mucho tiempo y lo principal es conectar la carretera a Masaya con la Avenida Universitaria, dicho trabajo empezará la próxima semana”, dijo el funcionario. La próxima semana también se empezará a pavimentar el área de parqueo, cuyo espacio tendrá capacidad para 800 vehículos. 

Con respecto a la represa Los Gauchos, las autoridades expresaron haber tomado todas las medidas para evitar que la represa ubicada al costado norte, inunde el estadio. “Construimos un muro de contención muy alto y si por algún motivo la represa llegara a rebalsarse, el agua se irá hacia el paseo Rubén Darío”, señaló el ingeniero Silva.  

Plan de mantenimiento

Moreno dijo que la obra de 36 millones de dólares va a requerir una inversión en los primeros años de “no menos de 1 millón o 1.5 millones de dólares en mantenimiento. Después del año cinco los costos crecen. En el estadio trabajarán de forma permanente no menos de 80 personas y para eventos relevantes 300 adicionales”, explicó. 

“El estadio tiene que ser muy funcional, que nos llene de orgullo, que nos llene de entusiasmo y estamos en ese proceso. Estamos capacitando al personal porque una obra de este tipo va a requerir un mantenimiento muy riguroso”, refirió.

Sobre la forma en que se conseguirá el dinero para mantener el estadio, el secretario general sostuvo que será a través de las concesiones comerciales que se venderán y “si fuese necesario el Gobierno inyectará dinero”. 

Cuidar el edificio

El ex grandes ligas Denis Martínez, quien este viernes cumplía 26 años después de lanzar un juego perfecto en Grandes Ligas, afirmó durante su visita al estadio, que la estructura tiene el nivel de algunos estadios de Estados Unidos e hizo un llamado a la población a cuidar el edificio. 

“Humildemente les agradezco de todo corazón, y haremos que esto sea vivo y que dure por muchos años; y esperamos la colaboración de la población para mantener bonito este estadio”, dijo el ex grandes ligas.

La inauguración del nuevo estadio nacional de beisbol está prevista que sea en el mes de octubre.

Historia

El antiguo estadio nacional ubicado en el viejo centro de la capital fue inaugurado en 1948 y pasará a retiro después de 69 años de historia. Fue en el 2013 que el Gobierno de Taiwán firmó un acuerdo para donarle a Nicaragua 30 millones de dólares. Esos recursos fueron utilizados para construir lo que hoy se conoce como Ciudad Belén. Ahí fueron albergadas las familias afectadas con el terremoto de 2014 e inundaciones. A inicios de 2015 la Alcaldía de Managua (ALMA) aprobó realizar un préstamo por 35 millones de dólares a través de los fondos del Gobierno.