•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Miles de nicaragüenses participaron ayer en la cruzada evangélica internacional Una Nación, Un Día, Nicaragua Brilla, que atrajo a 3,400 creyentes de 33 países de cinco continentes, entre ellos 400 médicos.

El acto central del evento de clausura se celebró en la plaza de La Fe Juan Pablo II, una explanada a orillas del lago de Managua, que acogió a miles de nicaragüenses bajo una tenaz llovizna y donde se habló de la palabra de Dios.

En este evento de cierre de las actividades de los misioneros, participaron artistas nicaragüenses como Katia Cardenal y los bailarines de la escuela del maestro Francisco González. 

Desde el escenario también entonaron cantos religiosos los artistas internacionales que llegaron con la cruzada, y participó la agrupación nicaragüense Rejoice, quienes fueron los ganadores de una convocatoria lanzada esta semana a miembros de la iglesia para que compusieran una canción para el evento.  

Al lugar asistieron creyentes originarios de departamentos del Pacífico, Centro y Norte del país. 

La iniciativa

La cruzada se realizó en ciudades del Pacífico, Norte, Centro y Sur de Nicaragua a lo largo de esta semana, con la participación de misioneros de diferentes países de África, América, Asia, Australia y Europa, según los organizadores del evento.

La labor de los misioneros, que arribaron a la capital el pasado lunes 24 de julio, consistió en jornadas de evangelización, atención médica, visita a colegios y construcción de infraestructura, explicó el presidente de Una Nación, Un Día, Dominic Russo.

La reunión internacional también sirvió para el encuentro de líderes espirituales y personalidades religiosas, de acuerdo con los organizadores.

La fe evangélica acoge a más del 30 % de la población nicaragüense, cuya población total es de 6.3 millones de habitantes, según datos oficiales.

Una Nación, Un Día, que ya se ha realizado en Honduras y República Dominicana, culminó con la reunión multitudinaria de este sábado en la plaza de la Fe Juan Pablo II.