•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Me robé el televisor porque  yo soy fanático del Chocolate (Román González)  y creía que el sábado era la pelea y por eso hasta me llevé (robado) unos jugos”, confesó Omar Alexander Olivas, quien presuntamente se  metió a robar a un autolavado, propiedad del excampeón mundial de boxeo.

Omar Olivas admitió su culpabilidad ante los periodistas después que concluyó la audiencia preliminar, en el Juzgado Tercero Local Penal de la capital, donde el Ministerio Público le formuló cargos por robo con fuerza.

Dejó su rastro

En el escrito acusatorio, el Ministerio Público asegura que Omar Olivas se introdujo al negocio del afamado boxeador nicaragüense la madrugada del pasado 26 de julio después de saltar un enmallado.

En su violación al domicilio el sujeto fue dejando varias pistas: sus huellas dactilares, así como el  desarmador que utilizó para desinstalar el televisor plasma de 40 pulgadas que  estaba atornillado en una pared.

Llevaba merienda

Del autolavado Team Chocolatito González, ubicado en el barrio Altagracia, Omar Olivas, también se llevó un DVD y varias latas con jugo que según él  se tomaría  cuando se estuviera “lanzando la pelea” de su ídolo.

Los objetos robados del autolavado del “Chocolatito” ya fueron recuperados por la Policía y entregados a Milton González, hermano del boxeador.  

La jueza suplente Tercero Local Penal de la capital, María José Velásquez, impuso como” medida cautelar a Omar Olivas la presentación periódica una vez a la  semana ante la Oficina de Control de Procesados y programó audiencia inicial para el próximo 16 de agosto por el delito de robo con fuerza.