•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El juez Décimo Distrito Penal de Audiencia de la capital, Carlos Solís, revirtió la prisión preventiva que la  jueza suplente Damaris Vanegas dictó contra dos hermanos acusados por el hurto de 17 teléfonos celulares en una tienda de accesorios electrónicos.

Al revocar el arresto preventivo para Yanina y Adán Gómez Aguilar, el juez Carlos Solís expresó que la prisión preventiva dictada por su suplente  es “desproporcionada”,  en relación a los hechos acusados.

El juez Solís señala que sobre la base de principio de oportunidad y por tratarse de un delito de orden patrimonial entre particulares el mismo podría resolverse en un trámite de mediación entre las partes.

País por cárcel 

En sustitución de la prisión preventiva para los acusados, el juez Solís les impuso la prohibición de salir del país y la obligación de someterse a la vigilancia de un familiar que se constituyó como custodio de ellos.

A la decisión del juez Carlos Solís de permitir a los imputados enfrentar el juicio en libertad no se opuso la representación del Ministerio Público, que en la audiencia celebrada el 14 de julio pidió la prisión preventiva para los procesados.

La fecha del  juicio para los hermanos acusados por el hurto de los 17 teléfonos celulares valorados en 13,000 dólares será establecida por el juez de juicio, según lo resuelto por el juez Solís.