•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La caída del presidente de Nicaragua, José Santos Zelaya (1909), también marcó la derrota definitiva de Santiago ante Santo Domingo de Guzmán por ganarse la simpatía de los habitantes de Managua, dice el historiador Luis Murillo, docente de la Universidad Centroamericana (UCA).  

Este primero de agosto arrancan en Managua los 10 días de fiesta en honor a Santo Domingo de Guzmán, a quien muchos llaman al patrono de la capital, aunque en realidad no lo es.

El patrono de Managua es Santiago y entre 1893 y 1909, bajo la presidencia de Zelaya, ese santo tuvo el respaldo del Estado. Murillo califica a Santiago como un "santo militar".

Santiago era un invitado especial en estas celebraciones para el general Zelaya. Santiago era militar, algo que tenía en común con el general”, explica Murillo.

Pero al terminar el periodo del caudillo liberal (1909), la iglesia católica y el Estado permanecían distanciados, en vista de que fue Zelaya quien promulgó la separación entre el estado y la iglesia.

Así, la celebración a Santiago finalizó en 1909, cuando su principal padrino, Zelaya, abandonó el poder en Nicaragua y volvieron los conservadores al gobierno.

Ese fin del mandato de Zelaya es lo que permitió a Santo Domingo de Guzmán ganarse definitivamente a los pobladores de Managua.

Santo Domingo de Guzmán, desde su aparición en las Sierritas de Managua, en 1885, ha sido el santo de la clase popular, contrario a Santiago, considerado un santo de clase alta, de acuerdo con Murillo.

La multitudinaria fiesta que arranca hoy en honor a Santo Domingo de Guzmán hace pensar a la población que ese es el patrono de Managua, pero curas e historiadores aclaran que esa creencia es falsa.

Este primero de agosto comienzan las fiestas en honor a Santo Domingo de Guzmán. Bismarck Picado/ENDAgosto es considerado de mucha tradición y fervor religioso para los managua y los creyentes de Santo Domingo de Guzmán, un santo que atrae a miles de personas.

Santo Domingo de Guzmán es venerado por los capitalinos desde su aparición, cuando fue encontrado por el campesino Vicente Aburto en el tronco de un árbol quemado.

Murillo afirma que son los españoles quienes trajeron a los santos, a los cuales bautizaban de una forma peculiar en las zonas donde había lagos: el nombre empezaba con la letra s, como Santiago.

Este primero de agosto arrancan los 10 días en los cuales se celebra a Santo Domingo de Guzmán, mientras que Santiago, quien fue apadrinado por Zelaya, permanece en silencio.