•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No arrastra los miles de Santo Domingo de Las Sierritas, no es acompañado por personajes pintorescos, ni es ataviado con ropas costosas, pero este próximo lunes cumple 86 años de tradición la procesión de Santo Domingo de la parroquia de San Andrés de la Palanca, que cada vez suma más devotos.

A diferencia del Santo Patrono de los capitalinos, cuya diminuta imagen baja desde Las Sierritas a la capital el 1 de agosto, el llamado Santo Domingo de abajo duplica el tamaño, pero el inicio de su celebración religiosa tiene de diferencia una semana. Comienzan las fiestas el 28 de julio y su peregrinación hacia Managua es el 7 de agosto, desde la parroquia de la comarca San Andrés de la Palanca del municipio de Mateare, hasta la parroquia Cristo Agonizante del Rosario, en el Distrito II de Managua.

¿Cómo Santo de Guzmán se volvió más popular que Santiago en Managua?

Cambios

“Vivo aquí desde hace 75 años. Antes la gente lanzaba papelillos por el camino del santo y los muchachos también le tiraban esto a sus novias como parte del enamoramiento de la época, una tradición que hoy ya se perdió”, nos dice Luis Sandoval, quien habita a una y media cuadra de la iglesia del barrio con el mismo nombre, quien señala que con el tiempo la tradición se fue transformando por personas viciosas.

“Por acá pasa el santo con la gente que va hacia la iglesia Cristo del Rosario”, dice Sandoval quien considera esta actividad como algo muy alegre y representativo para el barrio. 

“Antes lo acompañaba poca gente y había mucho borracho. Parte de eso ya se ha calmado y cada vez miro más personas que van con la imagen. Yo no soy devoto, pero miro pasar al santo cada año”, comentó Sandoval.

El recorrido de Santo Domingo de abajo es de aproximadamente 15 kilómetros. Inicia en la comarca San Andrés de la Palanca y congrega a devotos de las comunidades de Cuajachillo, Nejapa; cruza por Ciudad Sandino en hombros de promesantes y creyentes, hasta llegar al barrio Cristo del Rosario.

“La imagen baja y los cargadores hacen la entregan de la imagen en el puente León, de Managua, porque (décadas atrás) ahí era el límite de la capital”, nos dice el cura párroco Aureliano Edward O’Dowd, mayordomo de las fiestas.

El religioso nos comenta que es una actividad que parte del segundo tercio del siglo pasado y si bien no tiene la pompa del santo de Las Sierritas, esta sencilla tradición se ha mantenido por 86 años, con reconocimiento de la Iglesia católica.

La tradición empezó con monseñor Félix Andino Corea, párroco de la capilla Cristo del Rosario, quien oficiaba las misas del templo ubicado en la comarca llamada San Andrés de la Palanca, en Mateare, donde muchos querían también celebrar a Santo Domingo, pero la llegada del santo en 1931 se debió a la intención del sacerdote de aplacar la discordia entre tres familias de San Andrés de la Palanca. 

La imagen fue donada por Estebana Largaespada, habitante del barrio Cristo del Rosario y desde entonces se hizo la promesa de regresar cada año. 

El padre O’Dowd señala que está al frente de la parroquia desde hace 15 años y su misión ha sido rescatar la religiosidad y devoción a esta tradición propiamente campesina.

“Una de las primeras cosas es sacar la práctica pagana de gente que consume licor y drogas que antes se metían entre los devotos. Estamos rescatando la espiritualidad y la experiencia religiosa de la procesión”, alega el mayordomo, indicando que en la capital son apoyados en la logística por la Alcaldía de Managua, por la Policía Nacional en resguardar la seguridad de los promesantes y por los cuerpos de socorro que atienden cualquier emergencia.

Luis Bonilla, habitante del barrio y quien apoya en las actividades de la iglesia, destacó que el padre O’Dowd también rescató la actividad de manos de una persona que la había comercializado.

“Ahora estamos mejor organizados. Antes muchos le daban otro sentido a la fiesta, mucho guaro y se metían pandilleros del barrio La Ceibita, pero ahora con el apoyo de las autoridades la celebración es más bonita y segura. La iglesia siempre dice que si se va a estas actividades tiene que ser con fervor”, alegó Bonilla.

Las festividades de Santo Domingo de abajo comienzan el domingo a las 5 p.m. con una misa en víspera de la salida de la imagen, en San Andrés de la Palanca.

El lunes 7 de agosto comienza la procesión desde las 7 a.m. y a eso de las 4 p.m. se hace la entrega de la imagen en el puente León y se lleva a la parroquia Cristo del Rosario, donde se viste al santo. 

Martes y miércoles, la imagen sale de la iglesia hacia los barrios occidentales y el jueves por la mañana se traslada al Gancho de Caminos, en el mercado Oriental, para despedir a Santo Domingo de Las Sierritas que regresa a su comunidad.

Viernes, sábado y domingo hará recorridos por los barrios occidentales de Managua y el lunes 14 de agosto a las 7 p.m. se hará un concierto en su honor en la parroquia Cristo del Rosario. Entre otras actividades, el viernes 18 a las 7 p.m. se realizan bailes folclóricos en la parroquia. El domingo hay una misa de despedida y regresa a la parroquia de Nuestra Señora de las Mercedes en San Andrés de la Palanca.