•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos tres de los 15 testigos que declararon en el segundo día del juicio contra Marvin Ruiz Ayerdis, alias el “Gringo”, acusado de matar al estilista Kelvin Rivas Pérez, lo vinculan con el crimen.

El joven estilista fue encontrado muerto boca abajo y semidesnudo sobre su cama  la mañana del pasado 6 de febrero en  el  apartamento que alquilaba en un barrio capitalino.

Rafael Fúnez, quien declaró como testigo en el Juzgado Quinto Distrito Penal de Juicio de la capital, aseguró haber visto  salir el 6 de febrero del apartamento que alquilaba la víctima (Kelvin Pérez) a Marvin Ayerdis.

“Lo miré salir de manera sospechosa, volviendo a ver hacia ambos lados y luego se enrumbó en dirección sur”, subrayó el testigo ante los miembros del tribunal de jurado.

Karina Acevedo, amiga del estilista, quien fue asfixiado con la funda de una almohada, reveló que Kelvin Rivas le temía al “Gringo”, porque este una vez lo había amenazado.

Robo móvil del crimen

En el juicio también declaró José René Canales, quien relató que el sospechoso de haber cometido el crimen le llegó a vender en 800 córdobas el teléfono celular del joven estilista.

De acuerdo con las investigaciones  hecha por la Policía, el “Gringo” mató a su amigo Kelvin Rivas para robarle el teléfono celular, mismo que intentó cambiar por droga para su consumo.

La Fiscalía respalda su acusación  con varias  fotografías que  grafican la escena del crimen y donde se aprecia que  el acusado (Marvin Ruiz)   primero  sujetó del cuello a la víctima (Kelvin Ayerdis) con una llave conocida como “el Popo” y después lo terminó de asfixiar con una funda.

El juicio, que se realiza por segunda vez para Marvin Ruiz, continuará el próximo 25 de agosto a las 11:00 de la mañana. El primer juicio donde un tribunal de jurado absolvió a Marvin Ruiz fue anulado.