•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Revisar y mejorar el sistema para la recolección de desechos sólidos para los hogares forma parte del plan maestro para el desarrollo urbano de la capital, donde cada día se recolecta en promedio 830 toneladas de basura, de acuerdo con datos de la Alcaldía de Managua.

Según el secretario general de la municipalidad, Fidel Moreno, uno de los elementos del plan es hacer de la capital una ciudad sostenible, lo que incluye la reducción y el reciclado de los residuos sólidos.

En gestión de residuos se pretende impulsar la promoción de las 3 R: reducir, reutilizar y reciclar. Aunque el funcionario no ahondó sobre el tema, en anteriores declaraciones a El Nuevo Diario  señaló que es importante trabajar el tema en el cual ya han tratado de mejorar, pero que aún falta incidir en diversos elementos del servicio. 

Según la Dirección de Limpieza de Managua, la ciudad produce a diario 830 toneladas de desperdicios sólidos provenientes de la recolección domiciliar, de las estaciones de transferencia, de los cajones de concreto, de los cestos de basura en la capital y los colegios.

Los datos de la Alcaldía de Managua indican que la municipalidad cuenta con 70 camiones, 63 equipos recolectores y 2 tractores, con los cuales atienden 148 rutas con una frecuencia de tres veces por semana en 700 barrios. Eso significa que cada día la recolección se hace en 233 barrios de la capital.

Para mantener limpia la ciudad, cada semestre, la alcaldía invierte en promedio C$52 millones en la recolección de desperdicios.

El director del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor (Indec), Marvin Pomares, señala que hay una continua queja de la población por el mal servicio de recolección de basura, lo cual constataron con una muestra de opinión en barrios y mercados.

“Una de las respuestas de la población fue que al parecer el personal es insuficiente ante la demanda de Managua y su necesidad de evacuación de los desechos sólidos, pero también se necesita que los recolectores se dediquen más a sus labores que al acopio de materiales reciclables”, dijo Pomares.

Por otra parte, alegó que hay denuncia de pobladores de que algunos recolectores de carretón de mano, pertenecientes a la municipalidad, se ocupan de hacer trabajos independientes en horas laborables del servicio público.

“Sucede que hay gente que les ofrece pagarles para mover ramas de árboles u hojas, y dejan su labor para atender al cliente”, asegura Pomares, agregando que como organización asistieron a la Dirección de Limpieza Municipal para abordar los problemas, pero nunca había nadie para atenderlos.

Una de las denuncias de los pobladores es que los recolectores municipales se llevan los sacos en que la ciudadanía recolecta sus desperdicios. Estos sacos son utilizados para la “pepena” o la selección de material reciclable para posteriormente venderlos a las acopiadoras de cartón, papel y plásticos. “Nos alegan algunas personas que cada semana tienen que comprar otro saco y no pueden estar gastando cada vez que sucede esto”, dijo el director del Indec.

Entre otros problemas que señala la población es la falta de un horario fijo, lo que resulta una molestia, ya que si se dejan las bolsas o los sacos a la orilla de las casas, además de la insalubridad de la fermentación de la basura al sol, también está que los recicladores rompen las bolsas para sacar botellas, sino son los perros que buscan algo que comer.

“Cuando pasa el camión ellos no recogen la basura regada. Además no están usando la campana que les instalaron, ni el pito del vehículo para saber que están entrando por la cuadra y sacar a tiempo la basura”, indicó Esteban Corea, habitante del barrio El Edén, donde la población se queja por el pésimo servicio de la cuadrilla.  

“Además que no se sabe en qué momento pasan, cuando lo hacen van prácticamente en carrera sin esperar nada, incluso si uno sale con su bolsa cuando ya pasaron frente a tu casa, uno tiene que ir corriendo con la basura en mano para que se la lleven. Si reclamás porque no avisan con la campana, lo que hacen es burlarse de uno”, comentó Alicia Fonseca, del barrio Costa Rica.

El director de la Mesa Nacional para Gestión de Riesgo, Denis Meléndez, destacó que el servicio de recolección no crece con la misma celeridad que la demanda de una ciudad en expansión, ya que en algunas áreas de Managua no se hace la recolección. En otros lugares no entran y la población debe sacar los desperdicios sólidos a las esquinas, que resulta un problema de salud para quienes deben tener frente a sus casas los materiales en descomposición.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus