•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los planes municipales de ampliación de carreteras, nuevos centros urbanos, desarrollo de urbanizaciones y reorganización del transporte público son solo la base para la creación de la ciudad de Managua del 2040. Sin embargo,  dependerá de los sectores ciudadanos, de empresarios y comerciantes; que esta visión de futuro de la ciudad sea una realidad, señala el arquitecto Gerald Pentzke.

Como especialista en urbanismo, Pentzke señala que hay una serie de elementos que se conjugan para que los proyectos se hagan realidad estructuralmente, pero también para que lo planificado sea efectivo y cumpla con sus objetivos.

“No se trata solo de planes, también es hacerlos viables. Se trata de aplicar reglamentos y normas que son la base para los proyectos futuros y eso es más de aplicación de voluntad política que técnica”, dijo Pentzke, destacando que estos planes no son nuevos, ni tienen sorpresas, sin embargo están implementándose en el momento adecuado, bajo muy buenas condiciones para hacerlos tangibles.

“Desde el que vende frutas hasta los empresarios, todos tenemos que apropiarnos de estos proyectos. Aparte de eso las condiciones están dadas: hay una relación cercana entre gobierno central y alcaldía, además existe una organización política en diversos sectores como para hacer las consultas necesarias. Eso hay que aprovecharlo ahora”, dijo Pentzke.

Para Aldo Madriz, los planes anunciados para la modernización de la capital son muy bonitos, pero desconoce cómo podrá mantener su venta de gaseosas en la parada de buses en la zona de la Universidad Centroamericana, igual es el sentimiento de Irma Montoya, quien vende en la intersección de ENEL central, pero no sabe qué hará cuando se eliminen los semáforos.

Estas son parte de las incógnitas de las mejoras urbanas, que si bien solo se han visto en papel, el próximo año comenzarán a hacerse realidad.

“Está bueno todo. Lo que no se sabe es qué pasará con nosotros los que vivimos de nuestras ventas del día en las paradas de buses, en las calles y los semáforos”, alega Madriz, quien señala que los vendedores por cuenta propia serán los más afectados, al igual que los dueños de propiedades privadas que verán reducidos sus terrenos.

Censo

Como miembro de la junta directiva de la Confederación de Trabajadores por Cuenta Propia, Manuel Reyes, dijo que se hace un censo para saber cuántos trabajadores independientes están sobre la línea de la pista Juan Pablo II, de 9.5 kilómetros de largo, que será ampliada.

“Son muchos independientes los que laboran sobre esas calles. En este momento es difícil puntualizar cuántos trabajadores por cuenta propia hay en esa línea porque es un sector en constante movimiento, sin embargo, en el caso de nuestros miembros estamos articulando esfuerzos con la alcaldía, ya que todo proyecto de mejora también mejorará nuestras condiciones de trabajo”, alegó Reyes.

Según la Confederación de Trabajadores por Cuenta Propia, adscrita al Frente Nacional de los Trabajadores (CTCP-FNT), en general, en la zona urbana de la ciudad de Managua laboran 163,000 trabajadores independientes.

Destacó que con cada proyecto que se viene desarrollando para la modernización de Managua, los trabajadores por cuenta propia han tenido que adaptarse a las nuevas condiciones, tal como ocurrió en el paso a desnivel de Rubenia, y las obras que se desarrollan en Las Piedrecitas y 7 Sur.

“Estamos conscientes de que esto modificará las condiciones, pero sabemos que el gobierno no nos abandona, por lo cual esperamos que al finalizar el proyecto esto nos proporcione otros espacios, otras opciones y más oportunidades”, alegó Reyes.

Entre los puntos donde más se afectará a trabajadores independientes están el 7 Sur, la parada de buses del mercado Israel Lewites, ENEL Central, parada de buses de la Universidad Centroamericana, la parada de buses de Metrocentro y Plásticos Modernos.

Para la concejal del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Ileana García, uno de los elementos para que la población respete las normas establecidas en el comercio, en las vías de tráfico vehicular, en el uso de suelos, en el correcto destino de los desechos sólidos y en los proyectos de construcción de viviendas tiene que ver con la actitud de las personas, pero también con las condiciones estructurales para que se puede cumplir con estas.

“Cuando se anunció la instalación de candados en vehículos mal estacionados, una de mis críticas fue la falta de estacionamientos. Una institución puede crear reglamentos, pero no puede aplicar normas, si la municipalidad no crea las condiciones adecuadas para que la población no tenga la necesidad de violar esos reglamentos, tal como sucede con la invasión de vehículos en algunas calles, esto porque no hay áreas de parqueo”, comentó García.

La concejal señaló que al momento de crear esas condiciones, para que no existan las excusas, también la municipalidad deberá tener el personal suficientes, inspectores para observar el cumplimiento de lo reglamentado.