•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Usuarios de la ruta 168 de Managua, especialmente quienes viven en el barrio Israel Galeano y Lomas de Guadalupe en el distrito VII de la capital, se quejan sobre el mal servicio que están recibiendo.

Aunque los usuarios reconocen que las unidades inician a trabajar en el horario desde tempranas horas, la principal inconformidad está referida a la poca cantidad de unidades que prestan el servicio durante las horas pico del día.

Digna Rostrán vive en Lomas de Guadalupe y sostiene que en horas de la mañana o tarde, los buses salen con demora. “Tal vez no es que falten unidades, pero suelen salir retrasadas o a veces no hay del todo en este punto”, afirmó la mujer quien aguardaba abordar uno de los buses en la zona conocida como Camino de ríos en donde está ubicada la terminal de la cooperativa “Iván Montenegro”, propietaria de la ruta 168.

Rostrán refirió que la última vez que experimentó un mal servicio fue el pasado fin de semana, justamente el día sábado, debido a que las unidades de la ruta estuvieron bastante escasas sin una razón evidente.

“Ciertamente las rutas inician a trabajar bien de mañanita y dejan de correr a eso de las 9 de la noche, sin embargo suelen retrasarse en algunas horas”, dijo Rostrán.

Oferta se quedó corta ante la demanda

José Rafael Meza, quien habita desde hace 20 años en el barrio Israel Galeano, señaló que la problemática en esta zona de la ciudad radica no solo en el hecho que las unidades prestan un servicio deficiente, sino que también la población que habita este sector ha incrementado exponencialmente en años recientes.

“La frecuencia con que operan los buses es muy prolongada, antes salía una cada seis o siete minutos, ahora salen cada diez o doce minutos y tampoco trabajan todas las unidades que tiene la cooperativa, también me parece que la cooperativa no ha incrementado la cantidad de unidades, al mismo ritmo que el incremento de habitantes del barrio”, expresó Meza.

El poblador refirió que en el pasado se han realizado esfuerzos para que otras rutas puedan también ingresar hacia este corredor para poder suplir las necesidades de los usuarios, sin embargo se ha encontrado resistencia por parte de los socios de la cooperativa “Iván Montenegro”.

“Para mi esa sería la alternativa, que los socios de la cooperativa introduzcan más buses, o que otra ruta pueda también circular por la zona. Ya hay un asentamiento cercano en el que habitan como 3,000 personas y esas también van a demandar el servicio de buses”, dijo Meza.

Socios no atienden

El Nuevo Diario buscó obtener una versión de Jairo Cortés,  presidente de la Cooperativa Iván Montenegro, sin embargo al llegar a la oficina administrativa otros socios externaron que este no se encontraba en el lugar.

Uno de los transportistas que prefirió omitir su nombre reconoció que hay un servicio deficiente para los usuarios principalmente en las horas pico debido a que de las 31 unidades que existen en la cooperativa, tan solo operan 14.

“En algunas ocasiones debido a que varias unidades están dañadas o porque a veces simplemente  en las oficinas de la cooperativa nos dicen que no hay combustible, entonces no podemos circular”, dijo la fuente.

El recorrido de la ruta 168 se extiende por aproximadamente 25 kilómetros, iniciando en el barrio Israel Galeano en el distrito VII de la capital y concluyendo en la comarca de Jocote Dulce en el distrito I de Managua.