•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Argelino Antonio Membreño, de 36 años, fue declarado culpable del delito de explotación sexual infantil, por poseer, ver y compartir pornografía a nivel nacional e internacional donde aparecen niños y niñas entre las edades de 7 a 15 años, a través de grupos de WhattsApp.

El juez Edén Aguilar, titular del Juzgado Tercero Especializado en Violencia, dictó el fallo después de un largo juicio que duró más de tres meses. Las investigaciones revelan que Membreño cometía este delito desde noviembre de 2016 y fue detenido hasta el 7 de junio del 2017 en un operativo entre la Interpol de España y Nicaragua. La Policía Nacional encontró en una memoria de celular con capacidad de ocho megabytes y en un CPU  propiedad del hoy culpable un total de 1,412 imágenes y 308 videos de pornografía infantil. 

Pena máxima

El Ministerio Público pidió la pena máxima de siete años. Mientras que la defensa de Membreño reclamó al juez la aplicación de la pena mínima de cinco años, al argumentar que no había agravante en el delito y que el acusado no tiene antecedentes penales. La lectura de la sentencia del juez Aguilar no fue anunciada.  

Una psicóloga y psiquiatra forense del Instituto de Medicina Legal (IML), en calidad de testigos, desestimaron que el procesado estuviera incapacitado para razonar o tomar decisiones lógicas. 

No obstante la defensa de Membreño argumentó que la psicóloga forense aseguró el acusado actuaba de forma retardada, basados en instintos primitivos, que no le permitían diferenciar entre lo bueno y lo malo. 

No obstante frente al juez ambas especialistas coincidieron que los problemas que presenta Membreño son superables con terapia psicológica.  

En el juicio no se logró determinar que Membreño se lucrara por compartir este tipo de material.